Como si fuera medalla de oro, los hoteles felices con Odesur

Sin plazas para más pasajeros, los hoteles de Asunción, Luque, Alto Paraná e Itapúa se encontraban abarrotados de participantes de los XII Juegos Suramericanos Asunción 2022. Esto trae un gran alivio económico a un sector que por mucho tiempo estuvo parado por la pandemia.

Literalmente la red hotelera de Asunción está sin espacio para un alfiler hasta el próximo 13 de octubre. Las camas están prácticamente todas ocupadas por las diferentes delegaciones, organizadores, periodistas, familiares y turistas que llegaron de todo el continente para los Juegos Odesur 2022.

Por detrás de todo este movimiento hay un grupo de personas que se ven beneficiadas, hablamos de los colaboradores. Varios recepcionistas, guardias de seguridad, encargados de equipaje, cocineros, limpiadores y demás personales de servicios, que aportan al funcionamiento de los alojamientos temporales, salen ganando con sueldos y propinas.

Unite al canal de La Tribuna en Whatsapp

Con el cupo de vacancias rebozado, inclusive obligaron a turistas a buscar espacios en ciudades vecinas, llegando incluso a tener registros de delegaciones en San Bernardino, ciudad que solamente tiene movimiento hotelero en épocas de veranos.

Al rededor de 7.700 camas están ocupadas, la atención es redoblada porque pese a llegar a la mitad de las competiciones, aún no se habilitaron algunas disciplinas que se desarrollarán la siguiente semana y eso hace que más personas lleguen a ocupar los sitios de quienes ya participaron.

El impacto positivo a nivel económico es grande, se habla de hasta 262 millones de dólares en ganancias que quedará sólo en concepto de alojamiento.

Indirectamente otro tanto donde se benefician los transportes de alquiler (taxi), transporte público, transporte de plataforma, servicio gastronómico, estaciones de servicio y un sin fin de hilos atados a la competencia deportiva continental.

Visión a futuro

Paraguay hace equipo con Argentina, Uruguay y Chile para ser sedes de la Copa del Mundo de la FIFA del 2030. De ser elegidos, hay que tener un plan profundo para replantear el hospedaje de delegaciones mundiales que volcarán de nuevo su vista al país.

Para ello, tal vez una parte de las inversiones generadas ahora con la ayuda de Odesur, podría ir destinadas a ampliaciones en la red hotelera y todo el trabajo que conlleva por parte pública y privada.

La parte pública, en mejorar los tratamientos de aguas, infraestructura vial, paisajismo y atracciones turísticas, en la parte privada en ampliación de camas, confort, inversión en guías de turismo.

Si bien se va demostrando lo mucho que mejoró el país en cuanto a servicios de hotelería, esto no debe terminar con el Odesur, debemos saber que vienen otros desafíos importantes y las estructuras quedan para acompañar lo que ocurra en el futuro.