Que nadie calle a Paola Ferrari

Andrés Colmán Gutiérrez

Hay una historia deportiva grande y admirable en torno a los Juegos Odesur Asu 2022, que se ha ganado el aplauso masivo de la ciudadanía, pero también hay otra historia más pequeña, lamentable, que sin embargo no debe ser perdida de vista, porque es parte de una anquilosada actitud política dictatorial gubernamental, que insiste en empañar el brillo de la competencia, en medio de una inusitada fiesta de convivencia democrática.

Ocurrió el domingo último. El partido final entre la Selección Paraguaya de Básquetbol Femenino y la selección de Colombia, que se disputó en el SND Arena, fue apoteósico. Desde temprano, el público formaba largas colas para ingresar a alentar a las jugadoras, algo que suele ser muy poco frecuente en una disciplina deportiva como el básquetbol, también llamado básquet o baloncesto. El estadio se llenó con unas 5.000 personas en las graderías.

Unite al canal de La Tribuna en Whatsapp

El seleccionado de las basquetbolistas paraguayas, popularmente conocidas como Las Panteras, venía abriendo camino con mucha garra, en busca de la medalla de oro que las consagre campeonas en esta disciplina de los Juegos Odesur. Habían derrotado por 77 – 61 a Bolivia, luego por 67 – 57 a Chile y el sábado 8 habían ganado a Uruguay por 75 – 52 para anotarse en la final del día siguiente.

No fue posible. Pelearon muy duro, pero el seleccionado de Colombia estuvo mejor, superando por 79 a 62 a la selección guaraní, que quedó como vicecampeona, adjudicándose la medalla de plata. El público las ovacionó de pie, como lo merecían.

Cuando las jugadoras ingresaron al vestuario, la capitana del equipo, la extraordinaria basquetbolista Paola Ferrari, con la voz quebrada por la emoción, les dedicó unas palabras de aliento, que le salieron de lo más profundo del corazón, con mucha libertad y espíritu crítico. La arenga fue grabada por alguien del equipo de prensa de la Secretaría Nacional de Deportes y luego el video fue alzado en el perfil oficial de la SND en Instagram, de donde fue rápidamente viralizado por los internautas.

La intervención de Paola tuvo elogios para las jugadoras pero también fuertes críticas al Gobierno y a las autoridades de la SND:

—¡Increíble! ¡Eso se llama tener huevos! Eso solamente hace la gente que ama lo que hace y nosotros no lo hacemos por plata. Ustedes ni siquiera están teniendo un torneo, ni les están pagando un sueldo. Están teniendo cuatro o cinco trabajos, yo sé. Trabajan en Los Laureles, el ASA, el Inter, trabajan en todos los colegios del Paraguay. Yo sé lo que trabajan y te juro que eso es de admirar. Yo me bajo los pantalones (o la bombacha, porque no tengo calzoncillos) con ustedes. Son unas ídolas. Ojalá que esto repercuta, porque lo demostramos acá. En la cancha se demuestra lo que uno es y por fin nos pueden valorar. Ahora nos van a valorar, ahora van a saber lo que hicimos.

La arenga de Pao tuvo mucha repercusión y se interpretó como una directa crítica a la dirigencia de la Confederación Paraguaya de Básquetbol, presidida actualmente por Santiago Ochipinti. Varios medios e internautas señalaron que las chicas llegaron a ser subcampeonas de Odesur, con dos medallas de plata en una semana, sin tener un ritmo de competencia porque la CPB no programó un solo partido de la liga de primera división femenina, favoreciendo solo a la selección masculina, en donde juegan los hijos de Ochipinti. Es decir, las jugadoras de la selección paraguaya de básquetbol no cuentan con un torneo ni tienen un salario.

La reacción de las autoridades, en lugar de responder positivamente a los reclamos, fue tratar de callar las críticas de Paola Ferrari. El video original de la arenga de la basquetbolista fue bajado del perfil de Instagram de la Secretaría Nacional de Deportes, editado con evidentes cortes de las partes en donde la capitana de la selección les bajaba la caña a los que manejan la disciplina deportiva. Luego, volvieron a alzar una versión descafeinada, en donde no hay ninguna crítica, solo la felicitación a las jugadoras, tal como lo pone de resalto un artículo del diario ABC Color.

Hagamos un ejercicio digital. Comparen esta primera versión, tomada del video que se alzó en el perfil de la SND en Instagram el domingo, que se viralizó en seguida, poniendo de resalto las críticas de Paola, con esta nueva versión que en momentos de escribirse este artículo está alojado en el mismo sitio. ¿Qué es lo que falta entre una y otra versión? Pues justamente la parte en que Pao cuestiona la falta de apoyo oficial, (“ustedes ni siquiera están teniendo un torneo, ni le están pagando un sueldo….”. “ahora nos van a valorar, ahora van a saber lo que hicimos”). Nada de eso está en la nueva versión del video en el Instagram de la SND. Si esto no es censura, ¿qué es?

Definitivamente, hay personas en la organización de los Juegos de Odesur Asu 2022 que mantienen una mentalidad stronista. No les gustan las críticas y practican la discriminación y la censura, como si estuvieran todavía en los tiempos del arbitrario general.

Primero fue la grosera propuesta a la cantautora indígena nivaklé Bianca Orqueda de que cante gratis “para ser visibilizada y más conocida”, mientras los demás artistas si eran pagados, tal como lo hemos relatado en un anterior artículo. Ahora se suma esta torpe acción de censura contra Paola Ferrari, ignorando quizás que la versión original que quieren esconder ya había sido capturada por la mayoría de los medios e internautas, porque en esta era digital ya no se pueden ocultar tan fácilmente los contenidos por “orden superior”.

Me dirán que no es para tanto, pero si empezamos a admitir actitudes totalitarias aparentemente pequeñas como esta, corremos el riesgo de que pronto se vuelvan a normalizar. Así es como acabamos permitiendo que algún dictador de nuevo cuño termine sentado en el sillón de los López.

En este caso, no creo que se pueda callar fácilmente a Paola Ferrari, probablemente la mayor basquetbolista paraguaya de nuestro tiempo, alguien que ha dedicado la mayor parte de su vida por promover esta disciplina y que, está visto, es un espíritu libre dispuesto siempre a luchar por sus ideales y por la dignificación de sus compañeras. Expresamos nuestra solidaridad con ella y nuestro repudio para quienes intentan tapar el sol con un dedo.

______________

Andrés Colmán Gutiérrez es director periodístico de El Otro País – Estas crónicas forman parte de un proyecto colaborativo especial para latribuna.com.py