Brasil seguirá siendo Brasil con Paraguay, gane quien gane el ballotage

Triunfa Lula o triunfa Bolsonaro en la segunda vuelta, Brasil seguirá siendo Brasil con respecto a Paraguay. De hecho, ambos ya estuvieron en el poder y las cosas, con algunas variantes, no cambiaron mucho. Por ahí, lo que hubo fue algún reacomodo para favorecer o no al gobernante paraguayo de turno, pero el pueblo no sintió efectos reales positivos.  

La relación con el vecino país está marcada por buenos y malos momentos, siendo los temas más emblemáticos la guerra de la Triple Alianza, la construcción de la hidroeléctrica Itaipú y el comercio fronterizo. Ante una realidad que se conoce, la pregunta es ¿por qué cambiaría la visión de Brasil con el retorno de Lula o la continuidad de Bolsonaro?. 

Ambas naciones son socias del Mercado Común del Sur (Mercosur), un intento de integración que no avanzó, mayormente, por causa del mismo poder de Brasil y el otro socio, Argentina. Sin embargo, siempre hay que insistir en mejorar en áreas de integración y cooperación.

Unite al canal de La Tribuna en Whatsapp

Corresponde sí decir que Brasil comenzó a pagar a Paraguay US$ 360 millones al año por energía de Itaipú bajo el gobierno de Lula. Sin embargo, persiste en agenda el tema principal: La relación sobre todo los términos desfavorables del Tratado de 1973, en virtud de los cuales el Paraguay se ve obligado a vender energía eléctrica barata. Sí también debe reconocerse que la nación vecina es el principal mercado de productos paraguayos y se encuentra entre sus principales proveedores.

Ciudad del Este como polo comercial fronterizo también es un punto que ayuda a los brasileños. Pues son miles y miles de brasileños los que trabajan en ese negocio de ida y vuelta. Además, nuestra nación es el principal destino de América del Sur, y el segundo a nivel mundial, donde los inmigrantes brasileños deciden residir, solo detrás de los Estados Unidos, con cerca de 350000 ciudadanos brasileños viviendo en tierras de los guaraníes.

Desde La Tribuna seguimos con atención las elecciones en Brasil. Sólo que, observando con atención la postura de años de Brasil, vemos que la principal ocupación nacional debe ser contar con un Gobierno patriota, con carácter y firme para defender lo que es de Paraguay, sin esperar alguna acción graciosa de Brasil. La historia destaca que la mano desinteresada, mayormente, no sucede. Sí ocurrió, fue por algún interés, mayormente, de Brasil.

También es cierto que en los últimos años, la frontera entre Brasil y Paraguay se convirtió en una de las principales rutas de todo tipo de tráfico. Esta delincuencia creció bajo los gobiernos justamente de Lula y Bolsonaro. Por eso nos atrevemos a decir que gane quien gane, será poca la variable. Pues el vínculo de respeto y fraternidad debe ser mutuo y la lucha contra el crimen organizado es una responsabilidad compartida, asumiendo que el vecino país es mayormente el que exporta sus vicios y delincuencia al Paraguay, sin ignorar que también están los nuestros.