Carne paraguaya cumple satisfactoriamente con exigencias de Canadá para su exportación

La auditoría realizada esta semana por la Agencia Canadiense de Inspección de Alimentos (CFIA), al sistema sanitario paraguayo, concluyó de manera exitosa. El país cumple con las exigencias solicitadas por el país norteamericano quien se convertiría en un excelente destino de las exportaciones de nuestro principal producto a base de proteínas.

La evaluación canadiense se desarrolló ente el 29 de noviembre y el 15 de diciembre del corriente. La evaluación fue necesaria para el proceso de apertura para ese destino en particular, a los productos cárnicos paraguayos.

Se tuvo la oportunidad de adelantar los trabajos de manera presencial y telemática en las unidades rurales, puestos de control de tránsito de animales, punto de ingreso y laboratorios privados del Senacsa, así como establecimientos ganaderos, laboratorios privados, oficinas de Salud Animal y frigoríficos de exportación ubicados en distintos puntos del país.

Unite al canal de La Tribuna en Whatsapp

Los canadienses quedaron maravillados con lo que encontraron en Paraguay, tanto así que se mostraron satisfechos con los trabajos realizados en nuestro país. Luego de este proceso, la CFIA publicará en su sitio web, el informe final con pareceres y los correspondientes comentarios sobre la visita realizada a nuestro país.

Más mercados para el año que viene

Sin dudas, el mercado que más atrae a la industria cárnica nacional es el de Estados Unidos, país que también dio recientemente su visto bueno para comenzar el envío de carne bovina paraguaya a ese competitivo territorio.

Además, Taiwán se suma al circuito de la carne nacional con el permiso de importación de carne de origen porcino. Este mercado sin dudas va a complementar y rápidamente transformarse en uno de los más esperados para este mismo sector.

La apertura de los nuevos mercados en 2023, hará que vuelva el balance que este año dejó las contientas bélicas entre Rusia y Ucrania, hecho que fue como un jarro de agua fría para los productos paraguayos que tenía como destino a Rusia, uno de los hasta entonces, mejores clientes del mercado de la carne paraguaya.