La economía será el factor clave en las elecciones de Brasil

La economía está mejorando en el Brasil. Sin embargo, no es lo suficiente para que Bolsonaro pueda ganar las elecciones, según los sondeos. El próximo 2 de octubre Brasil decidirá si mantiene al ultraderechista, Jair Bolsonaro, como presidente del país o reelige al expresidente socialista, Luiz Inacio Lula Da Silva, que por el momento encabeza las encuestas electorales. Aún la inflación golpea a los brasileros, pese a los esfuerzos del gobierno de desarrollar programas sociales e incentivos.

Mientras Bolsonaro insiste en los últimos días en su discurso electoral en que la economía está creciendo, la inflación está bajando y la pandemia ya terminó, Lula Da Silva contraataca diciendo que el actual presidente de Brasil está por fundir el país. Lo cierto es que la clase media está muy golpeada, y esto no favorece a Bolsonaro, pese a sus esfuerzos de bajar los precios de los combustibles y de mejorar el programa Auxilio Brasil, que justamente su oponente (Lula) había iniciado con el nombre de Bolsa Familia para los sectores más pobres.

Según las encuestas, hay posibilidad de un ballotaje en las elecciones presidenciales de Brasil. Lula mantiene 45%, mientras Bolsonaro obtiene 32% (de 47 a 30). Las intenciones de votos aumentaron para Bolsonaro y bajaron dos puntos para Lula, según DataFolha. Este sondeo no fue del agrado de Bolsonaro que recientemente, en un acto en Brasilia dijo: «Aquí no está la mentirosa DataFolha. Aquí está nuestro DataPueblo».

Unite al canal de La Tribuna en Whatsapp

Tras el aumento del crecimiento económico en el primer cuatrimestre de este año, el país volvió a situarse entre las diez mayores economías. El desempleo también está disminuyendo, aunque se mantiene en un nivel elevado. Según la oficina de estadísticas del IBGE, la cifra de desempleo bajó del 14,2% en el segundo trimestre de 2021, y al 9,3% en el segundo trimestre de 2022. Sin embargo, ¿será suficiente para que Bolsonaro pueda dar vuelta al pronóstico y ganar las elecciones? En definitiva, el bolsillo de la gente será el factor clave que decidirá quién será el futuro presidente de Brasil.