Estudiantes llevan cigarrillo paraguayos de contrabando a Chile

Una investigación reveló que estudiantes universitarios están ingresando al mundo del contrabando de cigarrillos internacionales para financiar sus estudios y gastos personales, según explican. Se trata de un fenómeno en aumento que revela complejas rutas desde Paraguay, la proliferación de marcas ilegales como ‘Gift’, y el papel de las redes sociales, especialmente Marketplace de Facebook. Aquí, estudiantes de todo Chile cuentan porqué se volcaron a este negocio y qué lo hace tan rentable, generando una evasión fiscal de bordea los 342 millones de pesos chilenos.

Entre los métodos que los estudiantes universitarios han adoptado para ganar dinero extra, se ha popularizado la venta de cigarrillos “importados” desde Paraguay, revela el medio digital chileno The Clinic. Ya sean sueltos o por cajetilla, aprovechando de revender estos productos, encontrando su clientela entre los fumadores de sus facultades. El gran detalle: estas cajetillas entraron al país como contrabando.

Esta es una práctica que fue en alza, según consigna el último estudio de la empresa ALTO, difundido este 15 de febrero: en un 71% incrementó la venta ilegal de cigarrillos en el país durante 2023. Asimismo, el contrabando de estos productos llego a 116 mil cajetillas, generando una evasión fiscal de rondaría los $342 millones.

Unite al canal de La Tribuna en Whatsapp

Camila (19) -quien, al igual que el resto de los entrevistados, prefiere resguardar su identidad– es una estudiante de cosmetología radicada en Talca. Decidió revender “cartones” de cigarrillos a principios del 2023 para poder cubrir sus gastos personales -como utensilios de maquillaje-, sin la necesidad de pedirle a sus padres. “Yo tenía un amigo que se dedicaba a vender cartones de cigarros. Entonces le pregunté qué contactos tenía, y me ayudó en ese sentido. Así fue más fácil para mí encontrar un proveedor seguro”, comenta la estudiante.

Motivos

Camila, en un principio, le compraba estas cajetillas a su “proveedor” para el consumo personal. Pero al notar que varios compañeros de su universidad eran fumadores, decidió que era buena idea vender las cajetillas que sobraban del consumo. Al comprobar que mucha gente le compraba, empezó a investigar más y se dedicó por completo a la venta. “Vengo a traer unos chocolates que me encargaron”, es la frase clave que utiliza el dealer cuando llega a la puerta de su casa a entregarle los cigarrillos, ocultos dentro una bolsa negra. Por lo general, ordena paquetes de diez cajetillas.

Un caso similar es el de Francisco (20), estudiante de Técnico Agrícola, quien compraba los cartones -como se les suele llamar a esos paquetes- en las ferias de su comuna. “La idea nació por necesidades monetarias. No trabajo y solamente estudio, entonces necesito conseguir ingresos de alguna manera”, comenta.

María (22), estudiante de Periodismo, comenta que decidió emprender con los cigarrillos importados por intermedio de un contacto que tenía su amiga: “Ella me contó que el cartón lo conseguía de un tipo que lo traía contrabandeado por aduanas. Entonces yo le pregunté si podía conseguir esos cartones por intermedio de ella, y me dijo que sí. Pero yo nunca tuve contacto directo con el tipo”.

Otro detalle que los tres estudiantes comparten en común, es la etiqueta de las cajetillas que revenden en sus universidades e institutos: cigarrillos “Gift”, de origen paraguayo. Una marca que forma parte de las cinco más contrabandeadas en el país, como consigna la página del Programa Anticontrabando. Además, Paraguay ocupa el podio como el punto de origen de la mayor cantidad de cigarrillos que ingresan a Chile como contrabando.

En Chile, el Servicio de Impuestos Internos autoriza la distribución de 17 marcas de cigarrillos. No forman parte de esta lista las marcas de cigarrillos que usualmente son vendidas por ambulantes, tales como Gift, Eight, o Hill. Todas provenientes de Paraguay.

De hecho, el medio Ciper publicó una investigación el año 2009, que da cuenta de las razones de porqué el país guaraní se ha convertido en una capital para el contrabando de cigarrillos. Entre ellas se encuentran el poco control sobre la industria tabacalera y la influencia de mafias brasileñas en la Triple Frontera.

Los cartones cruzan la frontera chilena con la colaboración internacional de redes de contrabandistas. Usualmente ocultos mediante distintas fachadas para pasar por Aduanas. Una de las últimas incautaciones importantes realizadas por esta institución se realizó en agosto de 2023, donde encontraron 550 mil cajetillas de cigarrillos –gran parte de ellos marca Gift– en un vehículo que simulaba transportar frutas.

“En una semana puedo llegar a ganar de 100 mil a 150 mil pesos, dependiendo de qué tan movido sea uno. Quizás hay menos ganancia cuando solo le vendes a los compañeros de tu universidad. Pero puedes ofrecerle a negocios que muchas veces compran cartones para luego revenderlos. Acá en Talca está la 11 Oriente, que es súper conocido para vender cigarros sueltos. Así se va creciendo de a poco”, comenta Camila.