Uruguayos denuncian extorsión de parte de falsos policías y fiscales paraguayos

Un caso de extorsión en redes sociales que involucra a supuestos policías y fiscales paraguayos, atormenta a cibernautas de Uruguay que supuestamente son acusados en nuestro país por acoso sexual de menores.

El diario “El País” de Uruguay publica que delincuentes se hacen pasar por autoridades paraguayas para extorsionar a usuarios de redes sociales a cambio de no iniciar supuestos procesos en la justicia uruguaya.

El complejo sistema de extorsión inicia en Facebook, cuando un perfil femenino envía una solicitud de amistad a un hombre uruguayo para iniciar una conversación por el messenger. En la conversación, la paraguaya solicita el número de Whatsapp para continuar la conversación en ese sistema de mensajería.

Unite al canal de La Tribuna en Whatsapp

Ya en Whatsapp, la mujer aumenta la temperatura de la conversación enviando fotos íntimas esperando que la víctima haga lo mismo. Aproximadamente un día después, se comunican por Whatsapp, desde una supuesta comisaría y fiscalía, informando que la mujer con quien estuvo chateando la víctima es menor y la madre inició la denuncia en su contra.

Los impostores, al mismo tiempo, hacen saber a la víctima que no iniciarán el proceso si es que el mismo deposita una cantidad de dinero en una cuenta bancaria.

Audios de Whatsapp

Entre los audios que entraron en la última denuncia, se escucha a un policía falso diciendo: Buenas tardes señor, le saluda el agente Rodrigo Villalba de la Unidad N° de Filadelfia (Paraguay).

A seguir solicitan la urgente comunicación por la denuncia formal y grave que tiene el uruguayo en su contra por acoso sexual a la niña menor de edad Romina Cañetes (SIC), nombre de la supuesta chica con la que intercambió fotos íntimas.

Luego, el policía impostor menciona que se puede llegar a un acuerdo con la madre de la niña antes de comunicarse con la embajada de Uruguay para que se dicte una orden de captura internacional.

El audio pretende ser convincente, no sólo por la terminología legal que utiliza, sino también porque de fondo se escucha el sonido natural de una fiscalía o una comisaría paraguaya.

Otra variante involucra a un falso periodista paraguayo que siguiendo la misma línea de extorsión, menciona que ya conversó con las víctimas y en sus manos se encuentran las fotos íntimas y si no entra en acuerdo con la madre, este va a proceder a publicar su caso en el medio donde trabaja, adjuntando la foto de dos reporteros de un canal de televisión.

El Departamento de Delitos Informáticos de la policía uruguaya y la Interpol ya están alertados y abrieron una investigación sobre el caso. Algunas víctimas informaron que algunas extorsiones iniciaron desde el mes de marzo.