La economía no puede tomar como un elemento más al consumidor

La macroeconomía que ignora al consumidor de barrio es como el analista político que desconoce a la gente. Es que parece incompleto cuando el entendido en economía fija una posición de lo que pasa en el mercado tomando sólo como un objeto más al comprador a pie. Lo mismo se diría del comentarista en política, que pasa hablando de actores y no mida la gestión a favor de los electores.


En un país con alta pobreza, como es el Paraguay, falta una mirada más humana sobre la economía. Mayormente hay más atención a la macroeconomía y casi un descuido a la microeconomía. La primera habla más del conjunto y la otra se refiere más a lo particular. A veces resulta difícil entender cómo puede haber tanta brecha entre una y otra. Es que suele darse a entender que la macroeconomía está bien, pero no la microeconomía, y allí cabe la pregunta y ¿cómo es eso si lo general es la suma de lo particular?.


Hay agregar nomás que los recursos humanos de un país lo integran una alta mayoría que vive cada día entre oferta, demanda, precios, costes, etc. Ciertamente, la microeconomía estudia más el comportamiento de los consumidores, por lo que la macroeconomía debe tenerlo como centro, más aún cuando es mayoría. Esta población tiene su vara de medición en lo simple: Ingresos y egresos, donde es crucial el costo de vida.

Unite al canal de La Tribuna en Whatsapp


Ciertamente la economía es una suma de factores como igualmente son la asignación de recursos, renta, consumo, ahorro, inversión, inflación, beneficio, tipo de cambio. También es cierto que debe comprender a la mayoría de los consumidores, que hoy está al arbitrio de los supermercadistas, que hacen lo que quieren con los precios, pues parece no son medidos de manera justa por economistas, noticieros ni el propio índice del Banco Central del Paraguay.