El verano más caliente en Paraguay, Brasil, Argentina, Chile, Bolivia y Uruguay

Olas de calor, pocas lluvias, sólo el viento norte soplando con más de 35 grados, esto hizo que las temperaturas del cono sur se eleven como nunca antes según se desprende del último informe de la Organización Mundial de Meteorología (OMM) donde figuran las altas temperaturas registradas en Brasil, Argentina, Paraguay, Chile, Bolivia y Uruguay este mes.

Con temperaturas que superaron los 30 grados desde la Pampa hasta la Cordillera de los Andes en Argentina hasta el norte de Brasil pasando por el resto de países afectados, la temporada de calor de 2022 cierra con temperaturas atípicas.

Las zonas en particular donde se sintieron picos de termómetros son en el centro-norte de Argentina, pasando por el sur de Bolivia, el centro de Chile y llegando a la mayor parte de Paraguay y Uruguay, son las más afectadas por las olas de calor según detalla la investigación de la OMM.

Unite al canal de La Tribuna en Whatsapp

Pese al intenso calor atípico que se vivió en estos últimos días, en la parte sur del continente, no alcanzó para superar récords de temperaturas altas. Esto se suma a lo ya previamente observado a mitad de año cuando coinciden los veranos de China, Europa y América del Norte.

Lo que sí gravemente sigue preocupando a los expertos mundiales es la prolongada sequía que se da en el Cuerno de África, donde ya se superan las amenazas de catástrofes humanitarias.

Por lo ya medido este año, India y Pakistán experimentaron un calor altísimo en marzo y abril. Además, China tuvo que soportar la ola de calor más extensa y dudarera que rompió todos los esquemas registrados, pasando por el segundo verano más seco de toda su historia.

En su análisis final, dicen que este año 2022 se han pasado por situaciones complejas climatológicas como inundaciones extremas y calor acompañado de sequías que han afectado a millones de personas y creado gastos por miles de millones solo en el presente año según alertaron.

Petteri Taalas, titular de de la OMM advirtió que la próxima temporada podría darse situaciones peores en el mundo y nos estaremos enfrentado a varios desastres meteorológicos dramáticos que afectarán a la vida y medios de subsistencia. Además socavarán la salud, los alimentos, la energía y la seguridad e infraestructura del agua.