Puente y esperanza de desarrollo para el Bajo Chaco, van tomando forma

Las obras del Puente Héroes del Chaco se reactivaron con la nómina de obreros completa desde enero y hasta ahora logró imprimir grandes avances, principalmente en el sector atirantado, donde el lento viaje de las dovelas hace que cada vez vaya tomando la forma de pasarela.

El nuevo puente entre el Chaco y Asunción, inició el año con 650 personas trabajando a metros sobre el rio Paraguay, en la imponente estructura que se está erigiendo en este sitio que se transformará en el de mayor flujo de tráfico en ambos sentidos. Con el Héroes del Chaco se busca además descomprimir el flujo sobre el antiguo Puente Remanso.

La nueva obra, además de los trabajos hechos sobre el río Paraguay, contempla una vía de 7 kilómetros de extensión desde la Costanera Norte hasta la actual PY-09. En los planos también figura un viaducto de acceso de 1.500 metros en el lado Chaco’i y otro de 500 metros en la Costanera Norte.

Unite al canal de La Tribuna en Whatsapp

La estructura tendrá una longitud final de 603 metros, compuesto por un vano central de 300 metros, con posibilidad de doble vía de navegación por el canal principal, y dos vanos laterales con 151,50 metros.

El ancho total del tablero del puente es de 31,22 metros, con dos carriles de 3,50 metros, una banquina con 2,50 metros, más un ensanche de 1 metro y paseo (peatonal o ciclovía) de 2,50 metros, en cada sentido.

Llegar de Falcón hasta Asunción será como hacer el mismo tramo hasta San Lorenzo con la habilitación de esta estructura. El tiempo ahorrado es tremendo, así como la posibilidad de crear un polo de desarrollo en el Bajo Chaco con industrias, barrios, entretenimiento, esparcimiento y demás oportunidades.

Una vez finalizado, pretende dar cobertura a 10.000 vehículos al día, permitiendo una integración tangible de un lado y otro de nuestro principal cauce hídrico, con todo lo que ello implica para el futuro y la expansión del área metropolitana, esta vez en la Región Occidental.

Saliendo de la óptica de las propias críticas que pueda generar su construcción, a la larga es una excelente apuesta de desarrollo con miras a un mejor aprovechamiento del potencial dormido de la Región Oriental, donde no sólo dará una mano a la capital y Central, sino también sin dudar a los departamentos vecinos y la propia República Argentina.