Colorados y opositores construyen unas primarias sin propuestas ni debates

La negativa de Efraín Alegre a participar de debates en televisión fue reprochado por otros precandidatos de la Concertación Nacional. Martín Burt y Bruno Balmelli del PLRA, además de Sebastián Villarejo del PPQ. A la ya poca o nula propuestas de Gobierno se suma ahora la imposibilidad de debates entre todos los postulantes. Una situación casi similar también se da en el partido de Gobierno, donde hay ausencia de ideas y habría que ver si se genera el debate entre los postulantes colorados.

Los aspirantes a la presidencia por la Concertación Nacional tienen una posición en común contra la actitud de Alegre que no se expone en debatir con sus pares. Ellos consideran que eso representa un perjuicio a las chances de la oposición. Casi todos dejaron entrever que el actual presidente del PLRA, con su actitud, juega a favor del Partido Colorado. El precandidato, también del Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA) Martín Burt, afirmó que Alegre tiene “miedo” a debatir. El presidente de su partido teme a participar en los debates con los demás candidatos para no confrontar ideas por las marcadas diferencias de propuesta y cosmovisiones acerca del país y la ciudadanía, señaló el liberal.

Otro referente de la Concertación, esta vez por el Partido Patria Querida (PPQ), Sebastián Villarejo, comunicado institucional mediante, hace notar su disgusto ante la negativa de Alegre a participar de un debate televisado y alega que impulsarán una vía alternativa por redes sociales para que puedan participar otros candidatos de la Concertación ante la cancelación del debate televisado. El otro precandidato de la Concertación, también del PLRA, Bruno Balmelli, dijo que con los demás candidatos no existen problemas de diálogo, sólo con Alegre quién solo escuchó de él gritos donde Cartes siempre está presente.

Unite al canal de La Tribuna en Whatsapp


Dentro de la Asociación Nacional Republicana (ANR) tampoco se escuchan propuestas a las urgencias, necesidades y prioridades como de hecho están obligados los pre candidatos por ser del partido de Gobierno. El candidato oficialista, Arnaldo Wiens, se pasa haciendo promesas cuando que es el caballo del comisario. El otro, Santiago Peña, no termina por convencer que él manejará la lapicera en caso que llegue a la Presidencia.


El panorama a favor del electorado no es el mejor. Sí continúa el ambiente como está, el electorado del oficialismo como de la oposición acudirán a depositar el voto sin que sepan las propuestas de quiénes en el 2023 se sentarán en la silla presidencial del Palacio de Gobierno. Una realidad que revela que la democracia está en un momento complicado, con contenidos presidenciales huecos y vacíos.