Que gane el Paraguay

Ya queda poco tiempo para dar contenido a los comicios presidenciales. Es imposible esperar conocer, con detalles, la política de Estado que pondrá en marcha el candidato ganador a pocas horas de los sufragios. Es como pedirle que haga en los meses que le quedan en el cargo a Abdo Benítez lo que no hizo en casi cinco años de gobierno.

Ante la realidad descrita en el párrafo anterior, desde La Tribuna elevamos la mirada al cielo, confiando en que en agosto próximo, cuando asuma el nuevo presidente de la República, consolidará, con hechos, políticas de Estado para beneficio del sufrido pueblo paraguayo. Para eso, además de entender que su poder ha sido legitimado por los votos, debe asumir un liderazgo y rodearse de personas creíbles, confiables y eficientes.

La nueva conducción encontrará un país con dificultades, pero también con un enorme potencial. Hasta diríamos que envidiable: hay energía abundante, tierra fértil, gente joven, un clima que permite el doble cultivo, una posición geográfica privilegiada y, sobre todo, las ganas de la población de reivindicar su derecho a vivir mejor.

Unite al canal de La Tribuna en Whatsapp

En la página presente, hay una publicación que habla de algunas características del proceso electoral. En verdad, es poco lo que aportaron las diferentes candidaturas. Lo cierto es que hay una mayor visibilidad de las confrontaciones y la polarización sobre cosas baladíes, con el agravante de que incluso la prensa se arrastró para hacer una propaganda casi con un estilo nocivo que dañó al periodismo.

Nosotros somos optimistas. Por encima de los defectos y vicios citados, lo mejor es pensar en positivo y ayudar en la construcción de algo más saludable y seguro para la República. Para ese efecto, es perentorio que haya transparencia en las elecciones generales y que el ganador presidencial asuma el rol para el cual fue elegido. Esperamos que el gran triunfador sea el Paraguay el domingo.