Pilar espera a miles de personas para su tradicional Fiesta Hawaiana

Varias generaciones tuvieron la oportunidad de participar en una cita ya prácticamente tradicional para la juventud en la capital departamental de Ñeembucú. “La Fiesta Hawaiana” es un evento que se realiza desde 1988 y la única vez que se suspendió fue en 2021 por pandemia. Este año volverá, el sábado 7 de enero desde las 19:00. Los organizadores esperan la asistencia de 15.000 personas.

Los preparativos para el encuentro juvenil en Pilar se realizan sin descanso, los cambios físicos de la ciudad con la nueva costanera, serán propicios para la realización del evento con mejores accesos e infraestructura diferente para la edición del presente año.

El Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC) está ayudando en los preparativos de la 34ta edición, poniendo a punto la zona de la costanera entre la zona céntrica, la zona comercial de Pilar y el rio en un marco único que será presentado para la ocasión.

Unite al canal de La Tribuna en Whatsapp

La fiesta espera tener un flujo interesante de personas que moverá la economía de la zona que ayudará al flujo financiero en los sectores de hotelería, hospedaje, hostales, gastronomía, bodegas y tiendas de ropas que venderán atuendos alusivos a la fiesta.

A esto se suman las atracciones propias de Ñeebucú con posibilidad de conocer otras zonas turísticas como la Isla Pombero, Potrerito, Cerrito y las típicas ruinas de Humaitá y Curupayty.

Forma de llegar

De momento, el ingreso para quienes lleguen de otras partes del país seguirá siendo por la ruta PY-04, desde San Ignacio Misiones, a la espera de la conclusión de la PY-19 que una vez finalizada comunicará a Pilar con Villeta y desde ahí, a nuestra capital así como el resto del país de manera directa casi rodeando al río Paraguay por los palmares típicos de los esteros del Ñeembucú.

Sin dudas, este será un grato encuentro para quienes participen como en otras ocasiones o por primera vez, conociendo una actividad que se viene desarrollando en Ñeembucú hace más de 30 años y se mantiene en el recuerdo de varias edades.