Liberaron a brasileño secuestrado en Amambay

A altas horas de la noche del jueves, fue liberado el estanciero brasileño que fuera secuestrado por desconocidos en su establecimiento de la colonia Fortuna Guazú de Pedro Juan Caballero junto con dos personas más que serían su hijo y un empleado.

Aunque no se corroboró el pago del rescate, familiares confirmaron que ya fueron liberados Irieneu Bello, brasilero de 72 años de edad, Diulio Orestes Bello, brasilero de 25 años y otro brasilero que responde al alias de “Potasio” que se desempeña como capataz del establecimiento rural que tienen los Bello en Pedro Juan Caballero.

En principio, los malvivientes solicitaron un rescate por 150 mil dólares luego del secuestro que ayer inicio en torno al mediodía. Aún no está claro si los tres fueron liberados luego del pago o no por el rescate. Para no entorpecer la investigación, no dieron declaraciones sobre el pago por la liberación.

Unite al canal de La Tribuna en Whatsapp

Así se desarrolló

Irieneu Bello junto con su hijo Diulio y el funcionario «Potasio», se encontraban circulando por la estancia de Fortuna donde se dedican a la agricultura mecanizada. De un momento a otro, un grupo de desconocidos con armas en mano detienen a la camioneta de Bello y abordan a la fuerza su rodado con la intención de realizar un secuestro.

El vehículo quedó abandonado en una zona boscosa donde se presume lo abandonaron para realizar las negociaciones del secuestro con los familiares donde exigían en principio unos 150.000 dólares americanos para la liberación del trio.

El grupo de secuestradores era integrado por tres a cuatro personas que actuaron con extrema violencia para que acceder al rodado de las víctimas con armas en mano.

De la investigación tomó parte el Ministerio Público a través de la agente fiscal Reinalda Palacios y efectivos de la división Antisecuestros de la Policía Nacional.