Un pueblo unido y una conducción que apuesta a la paz y el desarrollo

PARAGUAY/MARRUECOS, EN MEDIO DE ARGENTINA, ESPAÑA, URUGUAY Y PORTUGAL (Final)

Los periodistas que estuvieron recorriendo y observando el proceso que lleva adelante la Federación de Fútbol de Marruecos, además de comprobar el trabajo que realizan tal como exige la Federación Internacional de Fútbol (FIFA) a los países que organizan un Mundial, reafirmaron en el sitio la unidad social que existe sobre que el Sáhara marroquí es una cuestión de Estado.

Quienes leyeron las sucesivas notas enviadas por este enviado especial del diario La Tribuna habrán notado que Marruecos toma la organización del Mundial 2030 para mostrar con orgullo el crecimiento, en todos los aspectos, del citado país africano. Nada dejan al azar.

Unite al canal de La Tribuna en Whatsapp

Un mundial de tres continentes

Ese Mundial que unirá tres continentes: África, Europa y América Latina, y con seis países involucrados: Marruecos, España, Portugal, Paraguay, Argentina y Uruguay será motivo igualmente para desmentir la campaña de odio y la propaganda falaz que buscan instalar aquellos que responden al libreto liderado por los polisarios y su mecenas Argelia.

Merece destacar que la tarea marroquí es una unidad de acción. Los integrantes de la recién creada Asociación de Periodistas Latinoamericanos Amigos de Marruecos también supieron comprobar e interpretar que tanto el sector público como el privado trabajan por todas las vías de diálogo, acuerdos y negocios para el pleno respeto internacional de su soberanía.

Como detalle no menor podemos decir que en solo un par de años consiguieron el reconocimiento de más de 20 países que instalaron consulados en El Aaiún o Dajla, ciudades del Sáhara Occidental. Este detalle sólo se puede dar en medio de la seguridad para los diplomáticos, las obras de infraestructura y la calidad de vida de los ciudadanos.

Ya no caben las mentiras, que desde hace años intentó poner en vigencia Brahim Ghali, gran operador de los polisarios con respaldo de Argelia. Definitivamente, lo que en su momento quisieron poner en la agenda mundial con eso de la llamada República Árabe Saharaui Democrática, con Brahim Ghali a la cabeza, no existe, por lo que no debe tener ningún grado de crédito en América Latina.

Liderazgo con respeto y diálogo

Hay que destacar, además del liderazgo del Rey Mohammed VI y la tarea del ministro de Exteriores, Nasser Bourita. Hay en ellos, y en el pueblo, una paciencia y gestión insistiendo, coordinadamente, por la vía de la conciencia, el respeto, el diálogo y la suprema convicción, actitudes que merecen todo destaque.

En conclusión, salimos de Marruecos respirando mucha paz. Vimos un pueblo orgulloso de su esencia y vemos una conducción de poder decidida incluso a reivindicar a todo el continente africano. Sólo nos resta agradecer la posibilidad de ser parte de una estructura organizada que puede colaborar efectivamente para la mayor integración entre América Latina y Marruecos.

Por: Ignacio Martínez

NOTA ANTERIOR: La estabilidad marroquí en medio de un continente convulsionado