La estabilidad marroquí en medio de un continente convulsionado

PARAGUAY/MARRUECOS, EN MEDIO DE ARGENTINA, ESPAÑA, URUGUAY Y PORTUGAL (IX)

Salimos de Marruecos respirando mucha paz. Eso es mucho decir en un mundo en permanente convulsión y más en África, donde incluso hay estados fallidos y merodean grupos terroristas. Para no ir lejos, allí están los polisarios, que desde Argelia buscan crear fallidamente un ambiente de violencia en la sociedad marroquí.

Nunca hay que dar posibilidades a la violencia. Es posible que hasta se desconozca su inicio, lo que difícilmente se pueda saber es el final de ella. Toda sociedad amante de la paz debe valorar la actitud del Reino de Marruecos, que acude a todas las instancias de diálogo para proteger, incluso lo que legítimamente es suyo: el Sáhara marroquí. Esto es igualmente demasiado para que sea ignorado.

Unite al canal de La Tribuna en Whatsapp

Ese compromiso con la paz hoy tiene que tener mayor cotización que nunca. Todo país y todas las entidades deben velar por la paz. Una tarea que igualmente corresponde a las organizaciones internacionales que están justamente para velar y precautelar la paz. Específicamente me refiero al Consejo de Seguridad de la ONU.

Marruecos es en África la nación más sólida, por su estado firme y con carácter propio, para la defensa de la paz en la zona. Es un ejemplo por su actitud al diálogo para dar un trámite de negociación a cualquier diferencia. Es un ejemplo que con claridad se percibe en su defensa de lo suyo, el Sáhara marroquí.

Creemos que la Asociación de Periodistas Latinoamericanos Amigos de Marruecos (APLAM), será el vínculo sincero para propiciar mayor cercanía desde la comunicación, cultura, deporte, comercio y todo intercambio que haga el bien. Aunque pueda ser solo un grano de arena, el grupo de periodistas que visitó para ver la organización con miras al Mundial 2030 es importante para la acción positiva de América Latina hacia Marruecos y viceversa. ¡Así será!

Por: Ignacio Martínez

NOTA ANTERIOR: Se siente el desarrollo en las provincias del sur