El objetivo es publicar la información veraz del hecho, no ser los primeros en informar

239

Generó expectativa el primer número oficial de una marca periodística con historia: La Tribuna. Damos las gracias a todas las personas que hicieron llegar su aliento por el retorno. Esas voces de respaldo son una alta carga de compromiso para respetar la esencia de un emblemático medio. Hoy, con éste nuestro segundo día, podemos afirmar con seguridad que volvió el Decano de la prensa paraguaya, que durante décadas fue el principal diario del país.

Dentro de esos mensajes que llegaron sentimos que la gente desea que se sostenga una línea crítica a lo que está mal y sean destacados los hechos positivos. Dicha petición coincide con la línea Editorial definida y asumida de estar al servicio de la sociedad. Quien sabe del pasado de La Tribuna, conoce que fue clausurado en varias oportunidades, justamente, por buscar la verdad.

Nuestro deber con la libre expresión sabe de su límite. Lo decimos y escribimos acá: Vamos a practicar la libertad de prensa con derechos y obligaciones. Esa sinergia, libre expresión y libertad de prensa, constituye una herramienta para la debida atención a la información que beneficia a la población.

Nuestro objetivo no es dar la primera información sobre un hecho, sino dar la información veraz sobre lo sucedido. La Tribuna reivindica la premisa que la prensa está dentro de la sociedad. Eso sí, seremos implacables y severos con cada poder del Estado, cuyas funciones, obligaciones y razón de ser están para proteger y ayudar el desarrollo de la calidad de vida de toda la población que habita la República.

Al oficialismo que está en el poder, vamos a reclamar gestión y productividad. A la oposición que haga justamente oposición de manera constructiva. Creemos en el sector privado, en las finanzas, en la economía de mercado, en la producción rural y en la integración comercial entre los países vecinos. Alentamos igualmente la presencia de organizaciones intermedias con dirigencias honestas. 

El deber de la prensa es observar todo de manera rigurosa, seria y hasta inflexible. Sin embargo, todo eso no ampara para caer en el error de pretender imputar sacando funciones al Ministerio Público o creer que es posible condenar haciendo el rol de la Justicia. Sin embargo, seremos celosos guardianes, puntual y rígido, con todos los agentes fiscales y jueces del país.

Esperamos contar con el respaldo de empresas y grupos de negocios que puedan acompañar las ganas de hacer bien el trabajo. Pedimos que nos lean con atención, sigan en las redes sociales los contenidos y hasta hagan los reparos respectivos. La Tribuna, como parte de una tradición de prensa, volvió para aportar su grano de arena en beneficio de esta hermosa Nación.