El o los autores intelectuales, a prisión

Las escalofriantes imágenes sobre los minutos y segundos finales en vida del fiscal Marcelo Pecci divulgadas inicialmente en Colombia y que hoy están en la prensa y redes locales acrecientan la posibilidad de llegar hasta los autores intelectuales. Así también cobra fuerza la recompensa de US$ cinco millones ofertada por la Embajada de los Estados Unidos en Asunción para capturar a los ideólogos del macabro plan criminal.


Los detalles del momento antes e instante del asesinato, realizados por los investigadores y que luego entregaron a la prensa, son impactantes. Queda claro en ellos que hubo una orden deliberada, precisa y asesina de sacar a Pecci del control de sus investigaciones. En el minuto a minuto se revela todo un equipo integrado para consumar el crimen. El seguimiento fue paso a paso. Los criminales operaron como grupo y actuaron a sangre fría, por una orden que aún se desconoce, pero que se está investigando a profundidad.


Marcelo Pecci fue asesinado el pasado 10 de mayo estando de luna de miel con su esposa, Claudia Aguilera, en un hotel de Barú. La tarea de los investigadores muestran que el seguimiento le hicieron días antes, cuando estaba por la ciudad de Cartagena. Mediante las cámaras de seguridad del hotel se reconstruyeron las últimas tres horas de lo que hizo la pareja desde muy temprano hasta el momento en que los sicarios lo asesinan.

Unite al canal de La Tribuna en Whatsapp


Desde que bajaron a desayunar, los miembros de la banda, Marisol Londoño y su hijo Cristian Camilo Monsalve, hoy capturados y condenados, los observan y siguen sin perderlos de vista. Ellos hicieron de campana. Recordemos que también están detenidos y condenados los autores del crimen, Eiverson Arrieta y Wender Stil Scott. Francisco Luis Correa, también detenido, no reconoció su responsabilidad y está en etapa de juicio. Otro miembro de la banda es Gabriel Salinas Mendoza, que había logrado fugar, pero luego cayó en Venezuela, su país de origen.


Pecci es hoy emblema nacional. Entre sus varias acciones fiscales figura la detención en Alto Paraná de Kassem Mohamad Hijazi, extraditado a los EE.UU. También tenía a su cargo el caso «A Ultranza Py», operación contra el narcotráfico y lavado de dinero. Igualmente tenía la carpeta del atentado en San Bernardino, donde un grupo armado abrió fuego en el festival Ja´umina Fest. Además tenía el caso del asesinato del empresario Mauricio Schwartzman. Entre otras tareas, que constan en los archivos de la prensa.


Pecci intervino en varios decomisos. Algunos de esos casos son. «Operación Halcón», donde se incautó más de 311 kilos de cocaína; «Operación Halcón VI», fueron incautados 350 kilos de cocaína; Zootopia, desmantelamiento de la mayor estructura aérea del Primer Comando Capital (PCC); Operación Austral, se incautaron 448 kilos de cocaína, 7 aeronaves y 5 personas detenidas. También estuvo en la incautación de 18 toneladas de marihuana en Villeta, 18.900 kilos de marihuana prensada de un puerto clandestino sobre el riacho Para’, entre otros tantos.


Con las detenciones ya conocidas, las nuevas imágenes dadas a conocer al público desde Colombia y la vigente oferta de US$ cinco millones dispuesta por la Embajada de los Estados, el paso siguiente es saber quién o quiénes ordenaron y pagaron el acto criminal. Es la tarea pendiente. El caso sólo podrá cerrarse llevando a prisión a los responsables morales. ¿Quién o quiénes son esos autores intelectuales?, es el interrogante que falta por develar.