Senador dice que militares tratan de enmendar el fiasco del censo

El senador, Fernando Silva Facetti, afirmó que los militares salieron a recorrer casa por casa para enmendar la mala organización del censo nacional 2022 y señaló que el Estado hubiera hecho mucho más con la mitad de dinero (el total es 43 millones de dólares) que se puso a disposición del Instituto Nacional de Estadísticas (INE) para resolver una cantidad de problemas en otras instituciones.

«Hoy ví a los militares recorriendo las calles de Asunción con los bolsones del #CENSO tratando de enmendar el fiasco del miércoles pasado. En vez de tirar la plata como fue este experimento -espero que su Director por lo menos pida disculpas- se debería potenciar la Dirección Nacional de Correos», dijo en un momento, pero luego aclaró: por la mitad de ese dinero se podría solucionar Catastro, Registro de la Propiedad y CENSO, realizando un trabajo serio de GEO-UBICACION». El senador emitió este mensaje por su cuenta de Twitter.

De esta manera, el legislador se sumó a la queja de mucha gente que dice que el censo fue un fiasco, no sólo porque no llegó a todos sino también por su pésima calidad de cuestionario.

Unite al canal de La Tribuna en Whatsapp

El INE lo admite.

Por su parte, la propia información del Instituto Nacional de Estadísticas dice por las redes sociales que «efectivos militares apoyan este sábado (12 de noviembre) las tareas de recuperación de datos que lleva adelante el INE», que divulgó imágenes de la recorrida de los miembros de las Fuerzas Armadas por Capiatá, Luque, Ypané y otras localidades del país.

El INE informó que la tarea de los militares consiste en apoyar el trabajo de recuperación de datos. Esto es, llegar a las casas donde no se pudo, el día miércoles, el día del censo nacional que se declaró feriado. Informó que los uniformados estuvieron también por Asunción, en los barrios, Sajonia, Mburicaó y Nuestra Señora de la Asunción.

Aunque el INE insiste en que el miércoles pasado llegó a 84% de la población urbana, igual hay repudio general no sólo porque muchas familias dejaron de trabajar esperando a los censistas que nunca llegaban sino también porque el censo de mala calidad.