Abdo Benítez apuesta al olvido para mantener a Olmedo y Benítez

Es una jugada conocida, el poder apuesta al silencio para mantener las cosas como están. El otro ardid es esperar que un escándalo tape a otro. O, definitivamente, cansar a la gente con eso que los reclamos no tienen eco. Algo de eso hace Abdo para sostener en sus puestos a dos personas que ocultaron datos relevantes para la búsqueda de secuestrados.

El Ejecutivo mantiene a Edgar Olmedo como su representante en el Consejo de la Magistratura y a Daniel Benítez en el Ministerio de Justicia. El primero no tiene autoridad para conformar el colegiado que tiene como misión definir nada menos que la terna para la Fiscalía General del Estado. El otro no puede seguir como titular de Justicia. Ambos deben ser removidos.

Solo para un mandatario que vive en un termo puede carecer de valor que tanto Olmedo como Benítez hayan guardado una denuncia sobre el presunto sitio donde estarían Denis y Urbieta. Sólo así se entiende que se aferre en tu tozuda postura para que los dos permanezcan en sus cargos. A lo mejor a Marito ya todo le parece igual, tanto lo correcto como lo indigno. O, lo peor, como está de salida, ya es prisionero de su mismo entorno.

Unite al canal de La Tribuna en Whatsapp

El Senado de la Nación tampoco puede prestarse a la farsa de llamar a Olmedo y Benitez para «saber lo que pasó». Tiene que asumir una posición activa pidiendo la destitución de ambos. De lo contrario, se estará confirmando la versión de que el llamado parlamentario es solo un show para el blanqueo a Olmedo y Benitez.

Volvemos a preguntar algo que ya hicimos en su momento: ¿Es saludable que uno tenga autoridad para definir la terna de la FGE y otro sea cabeza de la cartera de Justicia, tras el manoseo que permitieron sobre ciudadanos secuestrados y sus respectivas familias? No permitamos que Marito y su anillo palaciego logren, con el silencio, bastardear las instituciones blindando en sus puestos a Olmedo y Benítez.