Versatilidad del comercio fronterizo: ahora los argentinos traen contrabando de combustible al Paraguay

Una familia de turistas compradores cruza en forma distendida la avenida San Roque, algo impensable unas semanas atrás, debido al atolladero de vehículos que se registraba en el sector.

ENCARNACIÓN. Las insufribles e interminables filas de vehículos para cruzar a Posadas (Argentina) prácticamente desaparecieron del paisaje urbano en el circuito comercial, y los comerciantes miran con optimismo una mayor fluidez en el tráfico fronterizo. La reventa de combustibles en el mercado informal local dejó de ser negocio, y con ello se redujo notoriamente el tráfico vehicular en el puente internacional “San Roque González de Santa Cruz”.

Los primeros 15 días del año el sector comercial tuvo una importante afluencia de clientes de Argentina y Brasil. Vamos a ver cómo se desarrolla la segunda quincena, refirió Conrado Kiener, presidente de la Cámara de Comercio Industria y Servicios de Encarnación (CACISE). La primera quincena todavía tiene que ver con las fiestas de fin de año, la celebración del día de “Reyes” y otras cosas, y mucha gente viene porque tiene familiares en Paraguay, apuntó.

Las largas “colas” para volver a Posadas hacían que los argentinos no quisieran venir pero el combustible en Argentina más o menos se equiparó con el precio de Paraguay. Todavía hay una diferencia que hace conveniente para uso propio, pero ya no para la reventa, acotó.

Unite al canal de La Tribuna en Whatsapp
Avenida de acceso al centro de fronteras de Encarnación. El flujo vehicular recuperó normalidad con la desaparición de los revendedores de combustibles que atosigaban el paso fronterizo.


El inicio de clases en las escuelas es otro punto de inflexión que los comerciantes encarnacenos esperan con optimismo. A pesar del bajo valor de la moneda argentina, siempre en Encarnación hay novedades, además siempre quieren venir a disfrutar de la gastronomía y demás atractivos que ofrece la ciudad, sostuvo el comerciante.

Añadió que para mediados de febrero se espera una mayor afluencia de compradores argentinos, para quienes hay ventajas en los precios en artículos escolares y abrigos. “Para mediados de febrero esperamos gran afluencia de gente”, acotó Kiener.

¿Qué compran los argentino?


La cotización de la moneda argentina respecto del guaraní en estos momentos está en uno de los puntos más bajos. Cotiza en 6×1 (1.000 pesos argentinos equivale a G. 6.000 a la fecha).
Con todo, siempre en el mercado encarnaceno existen ventajas comparativas en algunos artículos, como por ejemplo vajillas, artículos de plástico, teléfonos celulares, zapatos deportivos, y alguno que otro dispositivo electrónico como alarmas, equipos de sonido y decodificadores.

La compra de neumáticos, tres veces más barato que en el mercado argentino, es un poderoso atractivo para los turistas compradores.

La “estrella” de las compras, sin embargo, son los neumáticos para automóviles, camionetas y motos. La diferencia de precios es considerable, por el precio de una cubierta comprada en Argentina aquí pueden comprar tres, explicó un comerciante del ramo.

Los precios a nivel local oscilan desde los G. 500.000 hasta 1.500 dólares americanos o más, dependiendo de la calidad del artículo, y para qué tipo de vehículo. Pese a ello, y a que el peso está en sus niveles más bajos, sigue siendo un poderoso atractivo para la venida de los turistas compradores, acotó.

Pero los argentinos no solamente vienen a comprar. También vienen a vender. Muchos de los puestos de venta callejeros de combustibles que todavía existen en algunos puntos de la ciudad son surtidos por proveedores argentinos. Ellos tienen ventaja porque compran a un precio menor del que las estaciones de servicio posadeñas venden a los vehículos extranjeros, comentó una vendedora en un puesto callejero.

La venta callejera de combustibles producto del contrabando hormiga se redujo a una mínima expresión. Ahora es más negocio para los argentinos traer el carburante debido a que tienen precio diferenciado respecto de los extranjeros.


Entretanto, en este ida y vuelta del fenómeno comercial, desde el mercado posadeño se trae masivamente a Encarnación productos de limpieza, aceite de cocina, bebidas (vinos, fernet, aperitivos) galletitas, frutas y verduras