Desarticulan banda de secuestradores liderada por recluso desde la cárcel de San Pedro

En un operativo denominado «Apete», la Policía Nacional logró desmantelar una banda de secuestradores cuyo líder resultó ser un recluso con régimen especial en la penitenciaría de San Pedro. La organización delictiva, conformada por 4 a 5 individuos, operaba inicialmente realizando extorsiones y posteriormente perpetrando secuestros exprés.

El líder de la banda, quien se encontraba cumpliendo una medida de semilibertad los fines de semana, dirigía sus actividades desde la cárcel, utilizando perfiles de redes sociales con fotografías de su novia para atraer a las víctimas. Estas eran seleccionadas entre hombres de comprobado poder adquisitivo.

Según información recabada durante el operativo, una mujer real asociada al cabecilla ofrecía servicios sexuales. Una vez concretado el encuentro, individuos que se hacían pasar por policías se presentaban, alegando que la mujer era menor de edad. Utilizando esta artimaña, llevaban a cabo extorsiones desde la penitenciaría, amenazando con difundir fotografías y videos comprometedores obtenidos en moteles.

Unite al canal de La Tribuna en Whatsapp

Con la obtención de una medida especial de libertad los fines de semana, el líder de la banda intensificó sus acciones, adoptando un enfoque más violento. Haciéndose pasar por policía y portando armas de fuego, abordaba a las víctimas a la salida de los moteles, junto con otros dos cómplices.

Las víctimas eran coaccionadas bajo la amenaza de ser acusadas de delitos con implicaciones legales, y en caso de negarse o no disponer de efectivo, eran secuestradas. La banda llegó a robar una camioneta y retener a una persona durante cinco horas en Mariano Roque Alonso, siendo liberada posteriormente en Ypacaraí tras la intervención policial.

En algunos casos de extorsión, el grupo logró obtener más de G. 300 millones, mientras que en los secuestros exprés, la suma inicial requerida oscilaba entre G. 200 millones, G. 50 millones y G. 100 millones, según revelaron los investigadores.

A pesar de la gravedad de los delitos perpetrados, muchos casos no fueron denunciados debido a la modalidad de operación de la banda. Las primeras denuncias se recibieron hace aproximadamente tres a cuatro meses.

En el desarrollo del operativo, se logró la detención del líder de la banda en su celda en la cárcel de San Pedro, así como de dos cómplices que se encontraban en libertad en la zona de Cordillera. La novia del líder permanece prófuga, aunque las autoridades confían en su ubicación en las próximas horas. La mujer habría ingresado en la víspera a la Penitenciaría de San Pedro, como visita privada, sin embargo, logró salir antes de que se realice el operativo.