El salto hacia la digitalización: desafío y oportunidad para la administración de Peña

En un salón precario, donde una sola participante tiene una laptop, el MEC desarrolla su curso de "Alfabetización digital", para docentes, lo que pone en evidencia la necesidad de invertir en educación digital en el país.

El mundo se encuentra en una era de constante avance tecnológico que está transformando rápidamente nuestras vidas. La digitalización ha permeado todos los aspectos de nuestra sociedad, desde la forma en que nos comunicamos hasta cómo realizamos transacciones comerciales. En este nuevo panorama, el desafío para las autoridades paraguayas es claro: modernizar el Estado y adoptar la tecnología de manera efectiva.

El acceso a la conectividad ha experimentado un crecimiento significativo en Paraguay en los últimos años. Según datos publicados a principios de 2023, más del 81% de la población tiene acceso a internet y alrededor del 65% utiliza redes sociales. Además, se registraron más de 7.5 millones de conexiones móviles celulares activas, superando incluso el 100% de la población total del país. Estas cifras demuestran la importancia de aprovechar esta conectividad para impulsar el desarrollo y la modernización en todos los ámbitos de la sociedad paraguaya.

En este contexto, la promulgación de la Ley 6822/2021 representa un hito importante en el camino hacia la transformación digital del país. Esta ley regula los Servicios de Confianza para las Transacciones Electrónicas, el Documento Electrónico y los Documentos Transmisibles Electrónicos. Establece un marco legal detallado para una amplia gama de aspectos de las transacciones electrónicas, como la identificación electrónica, la firma y el sello electrónicos, el sello de tiempo electrónico, el documento y expediente electrónicos, el servicio de entrega electrónica certificado y el documento transmisible electrónico.

Unite al canal de La Tribuna en Whatsapp

La implementación de esta ley tiene el potencial de transformar radicalmente las operaciones del Estado paraguayo. Permitirá la digitalización de procesos, lo cual optimizará el tiempo y ofrecerá servicios más eficientes y accesibles de manera remota.

La identificación electrónica, la firma y el sello electrónicos, el sello de tiempo electrónico, los servicios de entrega electrónica certificados y los documentos electrónicos transmisibles son solo algunos de los aspectos regulados por esta ley. Cada uno de ellos representa una herramienta valiosa que contribuirá a la modernización del Paraguay y al desarrollo de relaciones.

Uno de los sectores que se verá más afectado por esta transformación digital es el de la educación. Es fundamental que las escuelas y colegios de Paraguay estén conectados para garantizar que las futuras generaciones de paraguayos estén preparadas para enfrentar las demandas de la economía digital. Esto requerirá inversiones en infraestructura y capacitación docente para asegurar que los estudiantes tengan acceso a una educación de calidad que los prepare para el mundo digital en el que vivimos.

La modernización del Estado también implica la readecuación y capacitación de los funcionarios públicos. Es inaceptable que todavía existan dependencias abarrotadas de funcionarios «sin funciones», donde se manejan documentos con viejos cuadernos y se utilizan máquinas de escribir obsoletas.

El gran desafío para la administración de Santiago Peña será lograr que el Paraguay dé el gran salto hacia la modernización del Estado y el ingreso al mundo de la digitalización, logrando un gobierno más eficiente y, sobre todo, transparente, que son algunas de las grandes ventajas de una sociedad conectada.