Hugo Velázquez, a través de abogado, anuncia demanda contra el Tesoro de los EE.UU.

El vicepresidente de la República, Hugo Velázquez, a través de su abogado, anunció que demandará al Departamento del Tesoro de los Estados Unidos de América.

Según divulgó el embajador norteamericano en Asunción,  Marc Ostfield, Velázquez y el ex presidente de la República, Horacio Cartes no podrán hacer negocios con empresas estadounidenses ni tendrán acceso a bancos estadounidenses por su participación en esquemas de corrupción en Paraguay. Tampoco podrán realizar transferencias u operaciones de cualquier tipo con respecto a sus intereses financieros con empresas de EE.UU.

El abogado de Velázquez, Daniel Pulecio, anunció que presentará una demanda judicial contra los Estados Unidos de América para que se revoque la medida impuesta por ese país contra su cliente. La acción legal irá contra el Departamento del Tesoro.

Unite al canal de La Tribuna en Whatsapp

Pulecio fue entrevista por Radio Uno 650AM y mencionó que si bien la ley norteamericana restringe algunos derechos, todos los extranjeros tienen derecho a conocer los motivos por los cuales se aplican restricciones y recurrir a las cortes judiciales para demandar ante alguna conducta ilegal cometida por algún funcionario, como lo ocurrido ayer.

EE.UU. no dan pruebas

“Nunca dieron pruebas, escondieron la información. Si tienen pruebas, que las muestren, de lo contrario vamos a accionar contra ellos. Es una conducta arbitraria de parte del gobierno americano”, señaló en una entrevista a la 650 AM al tiempo de informar que solicitaron los documentos y los mismos no fueron entregados.

“Esto es un ataque mediático y directamente un ataque político. Deberán responder las autoridades norteamericanas en su momento ante la Corte. El vicepresidente explorará todas las acciones judiciales posibles en los EEUU. Nosotros estamos abiertos para discutir las alegaciones en su contra”, remarcó.

Pulecio manifestó que se pusieron en contacto con las autoridades norteamericanas y a disposición y que comprobaron que no existe ninguna causa judicial abierta en contra de su cliente. Además, indicó que existen precedentes, si bien poco comunes, de fallos judiciales que obligaron al Departamento del Tesoro a revertir su sanción.

«El vicepresidente explorará todas las acciones judiciales posibles en los EE.UU. Nosotros estamos abiertos para discutir las alegaciones en su contra. Es un ataque mediático y directamente un ataque político. Las autoridades norteamericanas en su momento deberán responder ante la Corte», señaló.