Abdo dejará el poder sin plantear estrategia para renegociar el Tratado de Itaipu

Al plantearse la revisión del Anexo C, del Tratado de Itaipú, Paraguay se encuentra ante dos opciones: la primera es seguir entregando el excedente al Brasil, en cuyo caso deberá negociarse una nueva tarifa, y la segunda, es disponer del 50 por ciento de la energía que le corresponde por el tratado.

Durante todo este tiempo Paraguay ha venido entregando al Brasil, a precios irrisorios, el excedente. Esto porque materialmente, nuestro país no tenía condiciones técnicas para disponer de la energía ni la suficiente demanda a nivel interno para su utilización.

Paraguay recibe anualmente 300 millones de dólares en concepto de compensación por esta energía entregada al Brasil, recurso que forma parte del presupuesto y que financian el Fondo para la Excelencia en Educación e Investigación y el Fondo para el Desarrollo (Fonacide). Si nuestro país opta por disponer de la totalidad de su energía, naturalmente dejará de recibir dichas compensaciones.

Unite al canal de La Tribuna en Whatsapp

En el caso de la segunda opción, en el 2022 ya fueron inauguradas las líneas de 500 kV Itaipú-Villa Hayes, que permitirán al Paraguay disponer de la totalidad de la energía que por el tratado le corresponde.

Todo esto en la teoría, porque existen otras cuestiones que deben bajarse en una mesa de negociación con Brasil. Sin embargo, y pese a que desde hace años se viene hablando de la renegociación, el actual gobierno dejará el poder sin presentar una estrategia concreta para la revisión del tratado.

De hecho el gobierno de Mario Abdo Benítez, protagonizó uno de los mayores escándalos de su administración con el famoso “acta entreguista” de Itaipú y que casi le costó la salida del Palacio de López. Durante su administración Abdo Benitez cambió cinco cancilleres. Ninguno presentó una propuesta o estrategia definida en cuanto a uno de los temas más trascendentales de la era democrática, como lo es la renegociación del Tratado.

Para este miércoles 11 de enero, la Comisión Permanente del Congreso, convocó al ministro de Relaciones Exteriores, Julio Arriola, al presidente de la Ande, Félix Sosa, y al director paraguayo en Itaipú, Manuel María Cáceres, para brindar un informe sobre el proceso de negociación.

El presidente de la Comisión Permanente, diputado Ángel Paniagua, dijo que la convocatoria es para que los legisladores reciban información de primera mano, por parte de los principales actores del proceso. Señaló que la renegociación del tratado y otros asuntos inherentes al presente de la hidroeléctrica, son cuestiones debatidas constantemente, pero sin mucho rigor, ni conocimiento, en algunos casos.

“Como representantes del pueblo queremos tener la tranquilidad de que se resguardarán los intereses de nuestro país en este proceso de negociación binacional. Hay que dejar claro a los compatriotas que no hay acuerdos secretos, ni entreguismo, como algunos pretenden instalar”, dijo Paniagua.

El canciller Arriola ya había concurrido al congreso el 27 de julio del año pasado. En aquella ocasión había mencionado que como puntos posibles a ser revisados, la compensación por cesión de energía, la actualización de los valores de royalties y del Resarcimiento de la cargas de administración y supervisión, los plazos del cronograma de contratación y los posibles nuevos componentes o conceptos dentro del anexo referido como nuevas inversiones, fondos especiales o similares.

Según el experto en energía, general (R.) Juan Antonio Pozzo, en el 2023 al pagarse toda la deuda por la construcción de la represa, automáticamente debe bajar la tarifa de la energía de Itaipú. Sin embargo, y una vez más ignorando la situación de condómino del Paraguay en la Binacional, Brasil ya decidió una reducción de tarifa.

Del lado paraguayo, ya está demostrada la actitud de nuestras autoridades de conformarse con migajas y la intención de mantener el status quo. De hecho el presidente de la Ande, Félix Sosa, ya abrió el paraguas al declarar que “la tarifa que paga el usuario es insuficiente para cubrir los costos, incluyendo inversiones Ande necesita dinero para ejecutar obras. No es que al bajar la tarifa de Itaipú bajará el precio”. De alguna forma las actuales autoridades ya están preparando el terreno para dejar las cosas tal como están y perjudicando los intereses nacionales.

Para el general (R.) Pozzo, la cuestión es categórica: «un gobierno patriota debe lograr que Paraguay disponga de la totalidad de la energía» que le corresponde por el tratado y que ésta sea utilizada para el desarrollo industrial del país. “La energía de Itaipú debe servir para generar riqueza y desarrollo industrial en el Paraguay”, remarcó.