El “poder blando” paraguayo

Escribe: Elvio Venega*

La presencia de destacados jugadores paraguayos que cada tanto anotan vistosos goles en el futbol europeo, los premios que reciben artistas paraguayos por parte de reconocidas academias o importantes festivales, la valoración y reconocimiento a los productos cárnicos nacionales, el sostenido crecimiento del país, la estabilidad monetaria y la plena consolidación de la democracia, reflejada en las recientes elecciones con una ejemplar presencia cívica en las urnas, son algunos de los elementos indicadores de que el Paraguay, al igual que muchas naciones, también puede ejercer con eficacia su “poder blando”.

Aunque abundan noticias negativas, ésta que contamos aquí, puede considerarse como positiva. El mes pasado, una consultora internacional que elabora cada año índices de referencia (ranking) entre más de 120 países del mundo, sobre los que más sacan provecho o aplican estrategias de “poder blando o soft power”, ubicó al Paraguay en el puesto número 75 entre los Estados que utilizan esta estrategia para marcar presencia internacional.

Unite al canal de La Tribuna en Whatsapp

Se trata de un ranking elaborado por Brand Finance, una empresa británica líder en valoración y estrategia de marcas con sede en Londres y con oficinas en 20 países del mundo. El diseño de medición incorpora una amplia gama de criterios que en combinación proporcionan una evaluación equilibrada de la presencia, la reputación y el impacto de las naciones en el escenario mundial.

El “Global Soft Power Index” 2023 (Índice Global de Poder Blando) se basa en una decena de indicadores y consultas a más de 100 mil personas en todo el planeta acerca de la percepción sobre 121 países. Esta es la cuarta edición con datos que evidencian las percepciones sobre aspectos vinculados a la familiaridad con la “marca país”, cuánto conocen las personas y la disponibilidad mental que tienen; su reputación, si es o no sólida y positiva a nivel mundial; la influencia que tiene en el país encuestado, así como en el escenario mundial, además del desempeño en los pilares básicos de la aplicación del “Soft Power”.

El ranking dado a conocer este año por Brand Finance, ubica entre los primeros lugares a los diez principales países que más usan su “poder blando”; Estados Unidos, Gran Bretaña, Alemania, China, Japón, Francia, Canadá, Suiza, Rusia e Italia. Estos países también evidencian su peso de “poder duro”, especialmente militar y económico. A nivel de Latinoamérica, el ranking lo encabeza Brasil, seguido de Argentina, México, Colombia -que están entre los cincuenta primeros- seguidos de Panamá, Chile, República Dominicana y Uruguay.

Paraguay en la lista desde 2021

Este no es el primer año que el Paraguay aparece en la lista, que comenzó en el 2020. Durante el 2021, el índice ubica al país por primera vez en el puesto 64, con un puntaje de 31.7, siendo entonces una novedad, mientras que en el 2022 descendió al puesto número 80 con un puntaje de 31,1. En este semestre, la publicación coloca al Paraguay en el puesto 75, con 36,8 puntos, mostrando un leve ascenso en cuanto al rango y puntaje. Los indicadores de la encuesta global incluyen algunas variables como la respuesta al COVID-19 o la responsabilidad y respuesta a la guerra en Ucrania, y otros más estables como el conocimiento que se tiene del país en el mundo,
su reputación, su economía, su educación y su ciencia, su cultura y sus figuras, sus valores, etcétera.

¿Qué es el “soft power o poder blando”?
Junto a los tradicionales y duros mecanismos de negociaciones diplomáticas en el juego de los intereses nacionales, existen formas “suaves” de incrementar la influencia de la nación mediante la promoción -por ejemplo- de la “marca país”, o la formación de una imagen positiva para atraer inversiones y turistas, o promover valores como la democracia, la identidad y la cultura. Estas formas suaves, en contraste con el “poder duro” y directo, sin recurrir a la fuerza o a la coacción, es lo que se define como “Soft power o poder blando”.

En la década de los noventa, Joseph Nye, geopolitólogo estadounidense de la Universidad de Harvard, en su libro “Bound to lead: The changing nature of American Power”, incorporó en el mundo de la diplomacia el concepto de “soft power”, término muy utilizado para analizar las relaciones internacionales de un país basado en su reputación, su diplomacia, su gobernabilidad, su educación o sus emblemáticas figuras. Con el avance de las nuevas tecnologías, muchos Estados han tomado mayor conciencia de la importancia de la aplicación del poder blando.

Sin duda, el modelo ideal y consolidado de “soft power”, empleado paralelamente al “hard power”, es el de los Estados Unidos, que se ha ocupado por años en extender su modelo cultural por todo el mundo, principalmente mediante el cine. Europa también ha hecho lo suyo mediante una eficaz presencia diplomática en países de América Latina con ideas políticas de promoción de la democracia y el respeto a los derechos humanos. Las ubicaciones en que aparecen, por ejemplo, Alemania (3°) y Francia (6°) en este en este 2023, en el ranking de Brand Finance, demuestran la gran influencia que han tenido dichos países mediante su “poder blando”.

Poder blando guaraní

En los últimos años, la diplomacia tradicional ha dado paso a la aplicación de la llamada “diplomacia pública” y al incremento de influencias suaves. Algunas naciones la vienen desarrollando y fortaleciéndolo desde hace décadas. En el caso del Paraguay, el país se encuentra en una etapa de evolución, aunque aún resta un largo camino por recorrer para consolidar estrategias de mejor y mayor visibilidad y presencia en el mundo, a juzgar por los rangos expuestos en el referido informe de Brand Finance. Si bien la ubicación obtenida frente a otras naciones rankeadas no es la más privilegiada, muestra sin embargo que el país ha logrado obtener consideraciones positivas.

Es posible que nivel local no se estime relevante que el país esté en este ranking. Sin embargo, no se puede descartar que este posicionamiento en gran parte se debe a algunas acciones estratégicas que la diplomacia guaraní en su conjunto, así como a la intervención de sectores privados mediante iniciativas comerciales o empresariales desplegados en diversos planos. Acontecimiento o hechos que no se han tenido como importantes, han incidido también de manera significativa. El deporte, en determinados momentos del pasado, y en la actualidad, con la presencia de calificados jugadores nacionales en clubes de renombre mundial, principalmente en Europa, han provocado curiosidad sobre el Paraguay.

Destacados jugadores en Europa. Gentileza https://versus.lanacion.com.py/versus/

Es indudable que el país tiene suficiente fortaleza para que, a través de una activa diplomacia pública llame más la atención y logre posicionarse en el mundo mostrando sus cualidades y sus atractivos. Por ejemplo, sus autóctonas tradiciones (el tereré, el uso de la yerba mate, los remedios naturales); su historia de sacrificios y heroísmos (el pueblo sobrevivió a dos grandes guerras), y una particular gastronomía (la sopa paraguaya, la chipa, el “mbejú” y el “vorí vorí”, que recientemente fue ubicado en el puesto N° 10, entre las sopas mejores calificadas del mundo), sus recursos naturales, que brindan una amplia oportunidad para el turismo ecológico y de aventura; su lengua guaraní; su excelente música (la polka y la guarania), la calidad de sus artistas, y el cine nacional, que si bien, es incipiente aún tiene amplias proyecciones de crecimiento, son elementos que pueden ayudar a una más alta calificación y consideración positiva.

Foto de la realización del Primer Encuentro Global de la Cocina Tradicional realizado en Ciudad de México, la comida típica paraguaya tuvo oportunidad de lucirse en la feria gastronómica “Ven a Comer” (2016). Gentileza https://elomnivoro.com/

También la carne paraguaya, que ha logrado a lo largo de los años la presencia en importantes mercados del mundo, es fundamental. Según estadísticas del Servicio Nacional de Calidad y Salud Animal (SENACSA), en el 2021, Paraguay direccionó el 89,5% de sus embarques a Chile, Rusia, Taiwán, Brasil e Israel, lo que representó 5,4 puntos porcentuales más que el nivel de dependencia del año anterior, que fue del 84,1%. Ligado a este aspecto, la promoción de la gastronomía nacional igualmente es muy significativa, porque no solo evidencia la reputación cárnica en cuanto a calidad y precio, sino el nutritivo y sabor único que tiene. En materia política, se podría decir que otra
fortaleza del “poder suave” del Paraguay descansa en la percepción positiva que existe en el extranjero de la “habilidad” como país –a pesar de ciertas crisis- de asegurar la gobernabilidad democrática y estabilidad económica lograda en los últimos años.

Mostrar lo nuestro mediante la diplomacia pública y digital.

La diplomacia pública, cuya expresión fue acuñado por primera vez en 1965 por el profesor Edmund Asbury Gullion, (ex decano de la Fletcher School of Law and Diplomacy de la Tufts University en Massachusetts), es un instrumento de la política exterior que varios países implementan para renovar su imagen y proteger sus intereses en el extranjero. La emergencia y el avance de las tecnologías de la información y comunicación, el uso de internet y el alcance global de las redes sociales, ha modificado los canales tradicionales de las relaciones internacionales. Hoy, muchos mandatarios, ministros y diplomáticos en el mundo usan Facebook, Twitter, TikTok, para contar lo
que hacen. Lo usan también para relacionarse con otros líderes y con sus conciudadanos, para opinar sobre importantes acontecimientos, o defender posiciones o ideas y para mejorar la imagen de su país o para hacer “rimbombantes” anuncios.

Si bien la digitalidad en el Paraguay aún tiene importantes desafíos de crecimiento y avances, vale la pena destacar los esfuerzos y “aggiornamientos” de varios sectores, entre ellos los agentes diplomáticos, quienes exponen a través de sus redes sociales o en los sitios web de las embajadas las acciones que realizan en el plano cultural, gastronómico o incluso deportivo. En la actualidad, casi todas las misiones diplomáticas tienen cuentas de Facebook, Instagram o Twitter, que utilizan como un “medio” no tradicional de comunicación directa con sus connacionales. Así, por ejemplo, en Portugal, el responsable de la embajada paraguaya difunde ampliamente sus actividades por
medio de sus redes, promocionando el “país”. En octubre del año pasado, de la mano de Benjamín Benítez (más conocido como “asado Benítez”) la Misión realizó en una conocida bodega portuguesa, cerca de Lisboa, una degustación del asado paraguayo.

En octubre de 2022, el embajador paraguayo en Portugal, Julio Duarte Van Humbeck, con «Asado» Benítez realizó una degustación de asado paraguayo en una bodega portuguesa. Gentileza https://elomnivoro.com/

En España, la embajada puso énfasis en los últimos años en la promoción de la cultura, en su amplio sentido, promocionando también la gastronomía nacional y el turismo. En un trabajo casi de “hormiga”, el cuerpo diplomático que opera allí ha buscado juntar las dos orillas (Paraguay – América y España – Europa) en proyectos conjuntos de promoción cultural, bibliográfica, histórica, universitaria, etc., evidenciando aportes de la migración de paraguayos en España y de españoles en Paraguay. Estas actividades fueron ampliamente difundidas por Facebook.

En América del sur, una señal positiva de la presencia paraguaya en Argentina es el Centro Cultural de la República, ubicada en Buenos Aires e inaugurada en el 2019. Es un importante espacio identitario con fuertes elementos de nuestra cultura y de la promoción de las actividades culturales dirigidos no solo a connacionales sino también a los argentinos. En varios otros países, similares actividades posicionan el nombre del Paraguay mediante la danza, la cultura o la participación en ferias.

Conclusión
Si bien no se ha reflejado aquí la totalidad de las acciones que se impulsan en el exterior, no se puede soslayar el esfuerzo paulatino pero constante que existe en varios frentes con el fin de mostrar la potencialidad paraguaya. El Paraguay, al ser un país sin litoral marítimo tiene el enorme desafío de aprovechar al máximo el creciente peso e influencia de la opinión pública y de las redes sociales a través de sus agentes diplomáticos, para lo cual debe hacer cada vez más eficiente y proactivo sus estrategias de propaganda que le permitan mostrar su capacidad de tramar alianzas y afianzar su presencia internacional para conseguir un mayor “poder” en el mundo. Una comunicación
transversal, junto a una activa “Diplomacia Pública”, es fundamental para promover y proyectar eficazmente sus virtudes y valores nacionales.

Es sumamente importante que el Paraguay continue sumando esfuerzos para sacar provecho de su “soft power”, con un enfoque amplio y edificante, para avanzar los temas que interesan a la nación, maximizando la atracción de inversiones e influenciando sobre otros Estados mediante la expresión y visibilidad de la rica cultura guaraní, las tradiciones, la música, la gastronomía, el turismo y los valores que hacen a la democracia y al estado de derecho, entre otros aspectos.

  • Es abogado y especializado en comunicación institucional