Laicos en contra del embajador que promueve orgullo LGBTI+ en redes

Desde el Movimiento Familiar Cristiano de la Arquidiócesis de la Santísima Asunción, emitieron un manifiesto público en contra de las expresiones del embajador de los Estados Unidos en Asunción Marc Ostfield, quien días pasados había emitido un mensaje por la red social Twitter apoyando a al mes del orgullo gay. El movimiento realizó duros cuestionamientos al alto representante diplomático.

En la primera parte del manifiesto se lee que los miembros del Movimiento Familiar Cristiano de la Arquidiócesis de la Santísima Asunción, constituidos por familias y jóvenes paraguayos de fe católica, han reflexionado sobre el contexto actual en relación a la publicación del Embajador de los Estados Unidos de América, Marc Ostfield, en su cuenta oficial de la red social Twitter, del día 1 de junio.

Consideran que desde el momento que fue designado el Sr. Ostfield como Embajador de Estados Unidos en Paraguay, viniendo al país con su esposo promoviendo una ideología de promoción al orgullo LGBTI+, ya fue una falta de respeto a los paraguayos y a nuestra cultura reflejada en nuestra Constitución Nacional.

Unite al canal de La Tribuna en Whatsapp

Citan a la Constitución Nacional

Tenemos profundamente arraigada nuestra tradición, fundada por las familias naturales, que se conforman entre el hombre y la mujer. Esto mismo reza nuestra Constitución Nacional en el artículo 49. La familia es el fundamento de la sociedad, complementa la primera parte de la nota citando inextenso el artículo de nuestra Carta Magna y a la par con lo que indica el artículo 52 de la misma.

El movimiento pro familia se pregunta seguidamente, ¿Qué derecho humano puede ser algo contra la naturaleza del ser humano?, recalcando que está claro que en el modelo paraguayo de familia y matrimonio no hay lugar a una unión homosexual y menos aún ser promovida como un derecho humano.

Repudio al activismo y propaganda ideológica del embajador

Mencionan que el objeto de la pronunciación pública es en repudio por el activismo y la propaganda política e ideológica del Sr. Marc Ostfield, quien, en lugar de respetar nuestra cultura y creencia, nos inculca una ideología que supuestamente se orienta a promover la igualdad y los derechos humanos. En la Constitución Nacional del Paraguay, todo ciudadano tiene igualdad de derechos y dignidad y citan el articulo 46.

A la par recuerdan que el magisterio de la iglesia católica, acoge con amor a toda persona, en este caso específico, a la comunidad LGBTI+, y lo consideran con toda la dignidad humana, deseando el mayor bien para ellos y teniendo las puertas abiertas para recibirlos.

Pese a esto, creen que amar a la persona no implica aprobar los actos inmorales que practiquen en su intimidad y menos de manera pública. Menos aún, promover esta inmoralidad como un orgullo y un modelo de vida a seguir.

A nuestros hijos deseamos criarlos y educarlos con nuestras tradiciones y valores morales, el cual ofrecen una vida plena en la verdad de la vocación del hombre, esto es, ser personas de bien en sintonía con la ley natural, dice otra parte del escrito.

Sobre el punto, vuelven a tomar la Constitución Nacional citando esta vez el artículo 73 de la Ley Suprema de la Nación que habla sobre las garantías que se tiene con respecto a la educación.

Promoción a una ideología antinatural

Ya en la última parte, rechazan enfáticamente las publicaciones del embajador Marc Ostfield por promover una ideología que va contra natura y contra la fe cristiana, donde el modelo de familia es entre el hombre y la mujer, tal como dicta la naturaleza y como lo diseñó Dios y esto abraza y defiende la sociedad paraguaya.

A la vez, manifiestan que la denuncia no cambia el compromiso de buen relacionamiento y apoyo mutuo entre dos naciones americanas y hermanas como Paraguay y los Estados Unidos de América, pero creen que esto se debe basar en el marco del respeto de ambas culturas y sus soberanías.

Finalizando ruegan que el símbolo LGBTI+ izado en la embajada de Estados Unidos, sea retirado en señal de respeto y empatía a la sociedad paraguaya.