Entre amor y odio, IPS es último colchón social de los asalariados tras desaparición del BNT

Luego de la desaparición del Banco Nacional de los Trabajadores (BNT), el Instituto de Previsión Social (IPS) quedó como el último bastión de los obreros y trabajadores, en términos sociales. Con las quejas diarias sobre su servicio, deudas, fármacos y hasta politización, es un ente que recibe diariamente entre 20 a 25 mil pacientes, atrapado por el interés de industriales e importadores de fármacos, políticos inescrupulosos y un gobierno actual que hace más de lo mismo que los anteriores.

IPS es una entidad que mueve mucho dinero. Por eso está siempre en el ojo de los industriales e importadores de remedios, en el interés de los políticos zoqueteros y corruptos, de entidades bancarias y será noticia cada día. En medio de la realidad, también se percibe que no se tiene toda la información de lo que hace y tiene internamente el ente.

Como detalle citamos que IPS es un exportador de plasma, algo de lo que posiblemente poco se sabe. Realiza unas 30 cirugías cardíacas por mes. Es una de las pocas, por ahí la única, que tiene condiciones para el trasplante de médula. Según los datos proporcionados a La Tribuna, recibe hasta 25 mil pacientes diarios.

Un hecho que será noticia en la semana, la inauguración del Laboratorio de Biología Molecular prevista para éste 29 de septiembre. Será un paso importante hacia una medicina con tecnología de punta. Mediante la biología molecular se estudian tres virus; la Inmunodeficiencia Humana (VIH), Hepatitis B (VHB) y la Hepatitis C (VHC).

Ningún centro sanitario es un hotel ni shopping, pero eso no significa descuidar la atención también a familiares de los pacientes. Siempre de acuerdo a los datos de la previsional, se está reforzando la dependencia llamada Centro de Atención Directa (CAD), cuya función es justamente la asistencia personal a enfermos y familiares.

El CAD sería como un lugar de informes y de atención rápida hasta en temas que no son médicos, como el caso de la jubilación, datos sobre distintas entidades de ayuda social, como Diben, fundaciones públicas y privadas, registro cívico, datos policiales, entre otros temas. ¿Se sabe de eso?. ¿Funciona bien?. Son respuestas que iremos descubriendo también nosotros para dar mayor opinión.

Una linda noticia es que los pacientes internados ya pueden exigir su próximo turno de control, eso al salir nomás ya del hospital, así evitan la burocracia y ahorran las horas esperando una nueva atención.

El presidente del Consejo de Previsión Social, Vicente Bataglia, se salvó hace semanas de la interpelación en el Congreso. Está rodeado de consejeros. Ellos son. Ricardo Oviedo, Claudia Silvera López, Miguel Angel Doldán, Gustavo Arias y Roberto Brítez. Son personas que casi no están en el ojo de la tormenta, pero que también son responsables de la situación del IPS.

De acuerdo a los datos, IPS hoy cuenta con nuevas ambulancias equipadas con alta tecnología, centro de imagen digitalizado, la farmacia ampliada, un centro semafórico, extendiendo además los lugares de estacionamiento y está proyectado un espacioso lugar de espera para comodidad de los visitantes.

Dentro de ese amor y odio en que vive IPS, con la mano larga amenazante de los políticos que buscan sacar beneficios, las industrias farmacéuticas que acechan por sacar mayor porcentajes, los importadores que no quedan atrás y hasta la razón de las críticas por el servicio, habría que ser justo y hacer el juego de la comparación -en costo y servicio- con algunos de los sanatorio/seguros privados. En definitiva, IPS ya es el único colchón social del Estado paraguayo, con sus defectos y atributos, a favor de los trabajadores.