Nuevo periodo legislativo

El inicio de un nuevo periodo legislativo es oportuno para reflexionar sobre el desempeño del Congreso en este primer año de gestión. La representación parlamentaria, obtenida mediante el voto popular, ha transitado un camino marcado por la intensidad de los debates, los escándalos y las confrontaciones. Estos elementos, aunque controvertidos, forman parte intrínseca de una democracia saludable, donde la pluralidad de voces y la deliberación son esenciales para el progreso político.

La función primordial del Parlamento es ser un foro de discusión donde se escuchen y se confronten las ideas de todos los sectores representados. En este contexto, es digno de mencionar que el actual gobierno, al contar con una mayoría parlamentaria, ha logrado la aprobación de diversas leyes que buscan optimizar el funcionamiento del Estado. Como nunca antes el Ejecutivo tiene vía libre para sus proyectos, lo cual puede contribuir enormemente para llevar adelante los planes de gobierno.

Sin embargo, no se puede obviar el bajo nivel de debate evidenciado por algunos legisladores, quienes demuestran un paupérrimo nivel en formación y capacidad argumentativa. A pesar de ello, tanto en la oposición como en el oficialismo, existen parlamentarios con visión de país y criterio sólido, quienes deben asumir un papel más protagónico. En este periodo que se inicia, será fundamental que el Congreso se enfoque en los grandes intereses nacionales, tales como la defensa de la soberanía, la formulación de políticas que garanticen el bienestar de las generaciones futuras, y el aprovechamiento sustentable de nuestras riquezas y recursos.

Unite al canal de La Tribuna en Whatsapp

Para avanzar hacia estos objetivos, es necesario que los parlamentarios abandonen los shows mediáticos y los escándalos particulares, concentrando sus esfuerzos en los temas de real interés para la ciudadanía. En este proceso, el periodismo también tiene un rol fundamental. Los medios deben abordar la cuestión parlamentaria con seriedad, evitando la tentación de magnificar escándalos superfluos en búsqueda de clicks y likes en las redes sociales.

Los legisladores, por su parte, deben demostrar la fortaleza suficiente para resistir las presiones mediáticas y los intereses particulares, legislando en beneficio de toda la ciudadanía. Solo así, con un compromiso genuino y una visión a largo plazo, se podrá construir el Paraguay que todos anhelamos.