Bajas exportaciones afectan al campo y en consecuencia al país

La moneda sigue cayendo del lado equivocado para los agricultores. La Cámara Paraguaya de Exportadores y Comercializadores de Cereales y Oleaginosas (Capeco), hizo público la difícil situación que se vive en las zonas productivas a causa de las bajas exportaciones que se dan al mes de agosto pasado. Pese a los buenos precios internacionales, la sequía quemó hasta las expectativas del sector en cuanto a exportaciones.

Este gremio informa en su sitio web que al cierre de agosto de este año fueron desalijadas 2.071.779 toneladas de soja en grano, lo que estima una variación de 3.003.279, en comparación con el mismo periodo del año pasado, cuando Paraguay exportó 5.075.058. Una cantidad visiblemente superior.

Sobre este punto, la licenciada Sonia Tomassone, asesora de Comercio Exterior de Capeco, explica que la gran caída de las exportaciones de la oleaginosa fue motivada por la disminución de la producción de la zafra pasada afectada por una histórica sequía. Además, dijo que el mes de agosto solo fueron exportadas 2.568 toneladas, que habían quedado rezagadas por las demoras logísticas, con lo que prácticamente se han cerrado las exportaciones del grano.

Unite al canal de La Tribuna en Whatsapp

Traducido a niveles de ingresos, la disminución de los envíos significó que 1.235.401.353 de dólares dejaron de ingresar al país, ya que con base en datos del Banco Central del Paraguay (BCP), hasta agosto de 2021 las exportaciones de granos de soja generaron USD 2.338.278.833, mientras que en el mismo periodo de este año ingresaron 1.102.877.480 cotizada en la moneda norteamericana.

La experta en exportaciones explicó también que los 6 millones de toneladas menos producidos en la zafra pasada impactaron en toda la cadena por igual y no solamente a las industrias procesadoras, sino que a cuatro meses de finalizar el año están terminando las exportaciones del grano y eso afectó a los transportistas, embarcadores fluviales, puertos de embarque y a toda la economía que depende de la producción de soja.

A nivel de subproductos del tipo industrial, recordó que se observa un alza en las exportaciones de aceite de soja tanto en volumen como el valor, ya que se enviaron 322.578 toneladas por 468.370.801 de la moneda estadounidense. En cuanto a los envíos de pellets, hubo una merma en cantidad y en ingresos, considerando que fueron exportadas 1.071.976 toneladas por USD 506.617.614.

En este sentido, la licenciada dijo que a pesar de la merma en la producción, el porcentaje exportado por las industrias es mayor, en comparación con los últimos años, ya el que 52 % de la soja fue exportada como grano y el 38 % como aceites y pellets.

Finalizando recalcó que el 30 % de las exportaciones de soja en grano fue realizado por las empresas que cuentan con industrias en Paraguay, y de ese porcentaje, 565.721 toneladas fueron enviadas a sus fábricas en Argentina. Resaló que esta incoherencia demuestra que si estas empresas no hubieran exportado la soja como grano, se podrían haber mantenido abiertas las fábricas por unos meses más.

Datos proporcionados por Capeco, también explican que Argentina se sigue posicionando como el principal destino del grano con el 73 % de participación. Le siguen Brasil (18%), Rusia (9%) y otros destinos de extrazona en mucho menor volumen.

En el posicionamiento de exportadores se tiene que Al octavo mes del año Viterra sigue encabezando el ranking de exportadores con el 15 % del total exportado, seguido por Agrofértil (11 %), ADM (10 %), Sodrugestvo (10 %), COFCO (8%), Cargill (8 %), Copagra (7 %) y otros (31 %).