Aceites argentinos se fabricarán con soja paraguaya

La crisis del campo en Argentina, duramente castigado por efecto de la sequía en la campaña 22/23, obliga a su industria aceitera que produce el óleo a base de soja a importar 4 millones de toneladas de su materia prima desde Brasil y Paraguay para reexportar nuevamente sus productos de forma a no perder clientes.

Argentina pasó la última temporada como la peor en cuanto a producción de soja, con un recorte hasta en en un 50% por causa de la sequía y se sumó a la reticencia de los grandes productores a vender sin que les garanticen un nuevo tipo de cambio diferencial de la materia prima producida en su propio suelo.

Esta es la razón por la cual las cerealeras siguen insistiendo en que este año para que estas sean autorizadas por el Gobierno a importar un total de 10 millones de toneladas de soja para evitar el paro general de la industria molinera, lo cual agravaría la situación en la cual se encuentra económicamente el país vecino.

Unite al canal de La Tribuna en Whatsapp

Obligados a importar

Por esto las empresas argentinas mencionan la posibilidad de importar aproximadamente 10 millones de toneladas para alcanzar una molienda de 30 millones de toneladas y de esa manera no perder mercado frente a su principal competidor regional que es Brasil.

Lo que manejan las industrias, es que los granos que se podrían importar a través de la admisión temporaria tendrían un costo para la industria de 4000 millones de dólares, que se compensarían con las exportaciones de aceite, que una vez puestos en el exterior generarían 6500 millones de dólares.

Esta maniobra permitirá al menos por esta temporada a que las fábricas se mantengan en funcionamiento pero con la materia prima que fue exportada desde nuestro país. Si bien esta maniobra tendrá un costo extra al importar la materia prima, los actores hablan de un empate y ligeras ganancias de aproximadamente 2500 millones de dólares para esta industria.