Marinos intensifican búsqueda de la hija de la escribana

Al cumplirse una semana del trágico deceso de la escribana Carmen Ruiz Díaz, continúan los esfuerzos para encontrar el cuerpo de su hija Isabela Beatriz Fariña Ruiz Díaz (3). El personal del Área Naval del Este intensifica la búsqueda en el río Paraná del cuerpo, específicamente en zona donde habían hallado los de la madre y el hermano.

La niña de 3 años, hija de la escribana Carmen Ruiz Díaz, continúa desaparecida, por lo que marinos reforzaron la búsqueda en aguas del río Paraná, con apoyo de particulares e incluso de pescadores. Las tareas se centran en zonas de los puertos Ita Vera, Tres Fronteras e Irala, donde encontraron los otros dos cuerpos. Pese a la intensificación de los trabajos, hasta el momento no se ha podido hallar a la pequeña, que había desaparecido el pasado 9 de mayo.

Con impotencia y dolor recibieron el día de la madre los familiares de la escribana fallecida. Karen Ruíz Díaz señaló que que no buscan venganza pero sí justicia. «Ella en su carta dice ‘me voy porque no soy feliz con tanta maldad y quiero estar en paz con mis hijos. En estos momento no queremos ninguna venganza, solo pedimos que se haga justicia. Su carta debe escucharse por ahí cuenta todo”, recordó.

Unite al canal de La Tribuna en Whatsapp

Agregó que ayer (por el día de la Madre) tuvieron un día muy triste. «Tuve que elegir un ataúd para mi hermana, tuve que ir a ver a mi sobrinito en la morgue y ahora solo esperamos que se le encuentre a la princesita para que los tres puedan descansar juntos y en paz”

La escribana Carmen Ruiz Díaz se habría lanzado al río Monday, desde el puente que une los distritos de Presidente Franco y Los Cedrales con sus hijos de 3 y 5 años. El sábado 11 hallaron el cuerpo de la mujer y el domingo 12 el de su hijo, ambos en el río Paraná.

Había dejado una carta, en la cual detallaba supuestas situaciones de hostigamiento y amenazas, por parte de los familiares de su esposo, fallecido en el 2021 a causa del Covid. Sindicaba a su exsuegra, Noemí Álvarez y sus excuñados, con quienes además tenía pleitos judiciales.

Investigan denuncia

La ahora fallecida escribana Carmen Ruiz había presentado una denuncia, el 15 de abril ante la unidad especializada en la Lucha contra la Violencia Familiar a cargo de la fiscal Susan Raquel Vega.

De acuerdo al escrito presentado, sufría maltrato verbal y presiones sicológicas por parte de su ex suegra Noemi Zenovia Álvarez por lo que ese mismo día la representante del Ministerio Público comunicó al Juzgado de Garantías sobre el comienzo de la investigación en contra de la presunta responsable.

Debido a las derivaciones del caso, la desaparición de la mujer y sus dos hijos menores de 5 y 3 años y que con el hallazgo de los cuerpos de ella y el niño se terminaron confirmando que se arrojó al río Monday, la agente fiscal aclaró que ya previamente había realizado las primeras diligencias y quedaba pendiente otras para tomar alguna determinación con relación a una probable imputación de la denunciada.

Medidas judiciales

Explicó que el día siguiente a la recepción de la denuncia ofició a la encargada del Centro Regional de Mujeres para la contención psicológica de la denunciante, supuesta víctima de violencia familiar hasta ese momento.

Esa fecha también pidió al Juzgado de Paz medidas de protección para Carmen. Justamente la magistrada Vicenta Fariña, en fecha 18 de abril ofició a la Policía Nacional para notificar a Noemi Álvarez la vigencia de la medida de protección que implicaba la prohibición de acercamiento a la víctima, a su hogar familiar, a su lugar de trabajo y otros sitios en un radio de 300 metros.

Según la explicación de la fiscal Vega, como la denuncia refería sobre maltrato verbal esperaba el informe de la evaluación de la víctima que debía realizar el Centro de Atención a Víctimas del Ministerio Público.

Posible imputación

Este informe era fundamental para una eventual imputación de la denunciada, lo que quedó pendiente hasta que Carmen tomó la drástica decisión de poner fin al tormento que venía sufriendo, según su familia. En la unidad fiscal están previstas declaraciones de los familiares y del entorno de la fallecida. Entre las declaraciones pendientes estaba la de la propia Carmen, que lamentablemente ya no será posible.

Susan Vega explicó que aguarda ahora la autopsia sicológica de forma a determinar si los maltratos atribuidos a la suegra y los cuñados la llevaron a tomar la decisión de quitarse la vida junto con sus dos hijos menores y eventualmente esto implicaría la imputación de los mismos por instigación al suicidio. Nuestra legislación establece una pena privativa de libertad de entre 3 a 10 años por instigación al suicidio.

El antecedente más reciente que se tiene en el Alto Paraná es de un caso en el que un exconcejal municipal de Minga Guazú fue condenado a 9 años de cárcel por instigar al suicidio de su esposa.

La representante del ministerio púbico puso a conocimiento como antecedentes el caso del exconcejal municipal de Minga Guazú, Gustavo Ever González, sentenciado a 9 años de prisión, al ser encontrado culpable por Intervención en el Suicidio de su esposa Mariza Aguayo, hecho ocurrido el 26 de febrero del 2016, en una residencia del kilómetro 16. El Juicio Oral y Público concluyó este 28 de noviembre último. Este fue el tercer juicio que afrontó González por el mismo caso.

LEA TAMBIÉN: La escribana y sus dos hijos: la historia detrás de una tragedia