Tras el fracaso, Tite cuelga el saco y no será más DT de Brasil

Luego de la prematura eliminación del seleccionado brasileño en la presente edición del Mundial de la FIFA, el entrenador verdeamarelo, Tite, anunció su retiro luego de servir al equipo de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF). Deja como legado el descubrimiento de talentos innegables y que nada más que por desventura, no continuaron en carrera luego de perder por penales contra Croacia.

Si bien su contrato va hasta el 31 de diciembre de este año, Tite anunció que no renovará y dejará fenecer el periodo firmado para luego ver otras posibilidades profesionales. La derrota tal vez haya sido el detonante porque como él bien lo dice en redes sociales, fue muy dolorosa.

Es juntamente por estos medios que anunciaba su retiro de la selección canarinha, palabras suyas expresan “Derrota dolorosa, sin embargo estoy en paz conmigo mismo. Fin del ciclo”, subrayó el DT de 61 años que dejó por momentos con la duda si se refería a su salida del equipo.

Unite al canal de La Tribuna en Whatsapp

Luego volvió a emitir un mensaje donde más se notó sus intenciones. Escribió que “ya lo había puesto hace más de año y medio, no soy un tipo de dos palabras. No estaba jugando para ganar y luego haciendo drama para quedarme, cualquiera que me conozca lo sabe”, manifestó Tite.

Finalmente, el técnico se dirigió a los fanáticos del Brasil donde decía que “compartimos alegría, compartimos tristeza. Nadie más que nosotros quería dar esa alegría. Lo estamos sintiendo, con nuestras familias, con nosotros mismos, y está surgiendo una hermosa generación”, dijo en una primera parte.

Continuó diciendo que eso “se fortalece en la adversidad, en el crecimiento. Todos somos responsables. Perdí un título brasileño en las mismas circunstancias que ahora, el fútbol te permite tirar desviado, en el único tiro, y tu portero no hace atajadas durante el partido. Tengo mucho respeto”, dijo en una forma de consuelo a todo su país.

Su salida marca el fin de una era y tal vez su sucesor traiga el anhelado “hexacampeonato” para el país vecino.