Brújula deportiva: Fieles herederos de una rica tradición de conquistas

Si hay un club que se ha desvelado por mantener viva la pasión y la afición por el baloncesto en la rama femenina, ese es el Centro Felix Perez Cardozo, fiel a una tradición que viene de antaño, de los mejores tiempos del baloncesto nacional y de las mayores conquistas del mismo.

Archi conocida es la historia de la ingrata, cruel e implacable acción negativa de autoridades nacionales hacia el deporte que en su momento fue el primero que dio glorias deportivas al país, como organizador del primer certamen internacional de un deporte colectivo en el Paraguay en la rama masculina (1949 en su entonces flamante estadio Comuneros) y como gestor del primer titulo continental a nivel de selecciones en femenino precisamente, tres años mas tarde.

Después de vivir años de esplendor y títulos en una década dorada que se extendió hasta 1962 con la hazaña del doble decisivo de Edith Nunes contra  Brasil para ganar invicto por ultima vez un sudamericano de damas, lo peor que le pudo pasar al deporte del cesto femenino guarani fue la desaparición del estadio Comuneros, su casa propia, indebidamente expropiada y hasta hoy no resarcida.

Unite al canal de La Tribuna en Whatsapp

Y lo mejor que le pudo ocurrir fue el advenimiento de un club modelo, genuinamente baloncéstico, que tomó la posta que dejaba el glorioso Ciudad Nueva, que iba a ser el que se constituiría en el fiel heredero de tan ricas tradiciones: el Felix Perez Cardozo.

Casi en coincidencia con la verdadera catástrofe del mayor despojo de la historia de este país (la expropiación del Comuneros, más dañina que el propio tornado que tiró al suelo su techo aquella nefasta siesta del 26 de enero de 1978), comenzó la seguidilla de títulos de las bravas rojas de Villa Morra, que a tiempo de ese crucial acontecimiento, ya eran bicampeonas de 1976 y 1977. Y se sumaron otras seis coronas más hasta 1983. Fueron conquistas consecutivas forjadas por una formidable generación de jugadoras excepcionales cuyos estandartes fueron la gran Maria Cristina Gonzalez, con su padre don Efigenio, el dirigente con más perfil bajo  que conocí y el de más silenciosa pero trascendente y fructífera labor apuntalando la gestión de esas verdaderas fieras  en la cancha.

Félix Pérez Cardozo – como todos los clubes, como el baloncesto todo, tanto femenino, que sintió más, como el masculino, sufrió las consecuencias irreparables del despojo del Comuneros.

Pero le  quedaba todavía algo más gigantesco que emprender: la recuperación, ir en pos de la  que fue con gran resiliencia, en la época más difícil que le tocó vivir.

Para ello, necesitaba una gran inyección anímica y logística. Y ahi estuvo para aportarlas, otro hijo de don Efigenio, el actual presidente del club, Rubén González Retamoso, quien con inteligencia y renovada fuerza y  dinámica directriz, tomó las riendas de la entidad que volvió a ganar un titulo en casa 38 años después, en la primera competencia oficial de la CPB después de la pandemia del covid 19, en la noche del 22 de noviembre de 2021, cuando coronó su gran campaña venciendo precisamente a Ciudad Nueva por 64 a 57.

A partir de ese nuevamente histórico hito alcanzado en el 2021, las rojas no pararon de ganar, esta vez ya no solo en casa, sino en la escena internacional.

Volvieron como en los viejos tiempos, a las competencias continentales de clubes, para alcanzar algo inédito en la propia historia y en la de todo el baloncesto nacional hasta aquel histórico 9 de junio de 2022.

Este fin de semana, Felix Perez Cardozo intentará extender  estos lauros y llegar a un segundo cetro, en la mayor competencia internacional de clubes femenninos que se haya realizado en el país, en la ueno Arena COP Oscar Harrison del parque Olímpico de Luque.