Preparan altares de chipas, maní y caramelo por el Kurusú Jeguá ara

Típico altar decorado con chipas, maní y caramelo. Foto: Gustavo Pereira Verly

El calendario de la Iglesia Católica, menciona en su santoral a cada 3 de mayo, como el día que Santa Helena de Constantinopla, encontró la misma cruz en la que murió Jesús. En honor a esta fecha, pero dentro de las tradiciones del Paraguay, el día del santo madero se recuerda en con el nombre de Kurusú Jeguá, una tradición que data de muchos años.

Como cada 3 de mayo los paraguayos celebran el Día de la Cruz de una forma única en el mundo y con ese motivo, se montan en las casas el “Kurusú Jeguá”, que es una cruz ornamentada con hojas, flores, chipas en las más variadas formas, caramelos y rosarios hechos con maní.

El día de Cruz no es un feriado oficial, sino más bien de vecindario. Es importante entonces informarse en los barrios en cuáles iglesias se prepara el “Kurusú Jeguá”. También puede apreciarse la religiosidad y la creatividad popular, sobre todo en los cantos de los “Estacioneros”, en lugares de Asunción tales como el Barrio San Vicente, Itapytapunta, el Cementerio de la Recoleta y el Mercado N° 4.

Unite al canal de La Tribuna en Whatsapp

Ésta ya es una tradición realizada por varias generaciones familiares en todo el país, en donde se mezcla la religión con nuestra comida típica como factor característico. Miles de kilos de chipa, fueron horneados desde la víspera para dar el ambiente a los altares de diferentes motivos que se montaron pese a la jornada lluviosa de estos dos días.

Esta celebración se complementa con un recuerdo a los difuntos ya que en la ocasión, diferentes familias aprovechan en todo el país para recordar a sus familiares desaparecidos con fotografías y recuerdos personales, que forman también la ambientación en el pergolado que preparan como parte de los altares. Una tradición, digna de conocer.