Catástrofe en Brasil por lluvias, dejan 31 muertos

Paulo Pimenta, ministro jefe de la Secretaría de Comunicación Social de la Presidencia de la República, afirmó este viernes (3), que es la mayor catástrofe en Brasil por lluvias al comentar los daños causados por las tormentas que azotaron Rio Grande do Sul que ya dejaron 31 fallecidos.

El ministro Pimenta recordó una inundación histórica registrada en Rio Grande do Sul en 1941 y dijo: “Nunca vi nada igual. Conozco mucho nuestro estado. Me he enfrentado a varias situaciones delicadas y dramáticas. Pero puedo asegurarles que nunca ha habido una inundación como ésta. Cualquiera de Rio Grande do Sul siempre ha oído hablar de la famosa e histórica inundación de 1941. Esta inundación que enfrentamos superará con creces lo ocurrido en nuestro estado en 1941”, afirmó.

“En septiembre del año pasado tuvimos una situación muy grave en el estado federado, pero este fenómeno seguramente la superará con creces en términos de gravedad. Sigue lloviendo. Existe la posibilidad de que esta lluvia, en algunas regiones, se mantenga hasta el próximo domingo. En este momento tenemos 141 carreteras bloqueadas, entre carreteras estatales y federales. Esto significa que algunas ciudades ya se están quedando sin combustible. Las máquinas del Ayuntamiento que estaban trabajando en la limpieza y desatasco no disponen de gasóleo. Hay ciudades con escasez de agua y alimentos. Las ambulancias no pueden circular en el estado y los médicos de guardia no pueden llegar a las ciudades”, destacó el ministro.

Unite al canal de La Tribuna en Whatsapp

Rescate de víctimas

El ministro Pimenta evaluó que todo el foco del gobierno federal, en este momento, está centrado en rescatar a las víctimas de inundaciones e inundaciones, el cual representa la mayor catástrofe de Brasil por lluvias. «Todavía tenemos cientos de personas varadas. Ahora por la mañana, apenas amanece, trasladamos prácticamente todos los helicópteros que tenemos a la región de Vale do Taquari. Trabajaremos con entre ocho y nueve helicópteros durante todo el día” , sostuvo.

“Desafortunadamente, las condiciones climáticas dificultan mucho el trabajo. Hablamos de esos helicópteros pesados, donde el rescate se hace con el helicóptero en el aire. Los equipos tienen que descender en rappel con cuerdas para buscar personas que se encuentran en los tejados, en zonas inundadas, donde el helicóptero no puede aterrizar. Por tanto, no es una operación sencilla. Algunos de estos helicópteros no tienen la capacidad de volar de noche. [Ellos] necesitan visibilidad para esto, no puede estar lloviendo, no puede haber niebla. Hay regiones que tienen red de alta tensión y eso dificulta mucho las operaciones por el riesgo de accidentes”.

Las cifras

El boletín emitido por Defensa Civil de Rio Grande do Sul y difundido este viernes por la mañana (3), contabilizan 31 muertes como consecuencia de las lluvias que azotan el estado.

Todavía hay 74 personas desaparecidas y 56 heridos. En total, 235 municipios de Rio Grande do Sul se han visto afectados hasta el momento por las tormentas, con un total de 351.639 personas afectadas. De ellos, 17.087 están sin hogar y 7.165 en albergues.

LEA TAMBIÉN: Pantanal pasará por su peor sequía este año, dicen expertos del Brasil