Electorado de Mbururu quedará con las ganas de ver a su líder en una banca del Senado

Los más de 50.000 personas que votaron por Rafael Esquivel, alias Mbururu, quedarán con las ganas de ver a su líder ocupando una banca en el Senado. Un juez de Alto Paraná y la Corte Suprema de Justicia dijeron que él está con orden de prisión antes de ser electo y que la ley no dice que al ser electo una persona privada de libertad quedará libre.

Mbururu hizo «ruido» en el Poder Judicial. Envió abogados en el Juzgado de Alto Paraná para pedir permiso para jurar, este viernes 30 de junio, como senador. El juzgado rechazó el pedido. Envió abogados a la Corte Suprema de Justicia donde promovió una acción de hábeas corpus para que le dejen ir a jurar como senador. La Corte rechazó el pedido porque su pretensión no era legal ni constitucional.

Los miembros de la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia, Manuel Ramírez Candia, César Diesel y Carolina Llanes rechazaron el hábeas corpus presentado por Mbururu que actualmente está preso en la cárcel de Ciudad del Este por por coacción grave y robo. En la gráfica, Mbururu muestra desde la cárcel su certificado de ser electo senador.

Unite al canal de La Tribuna en Whatsapp

Mbururu ingresó a la cárcel luego de un ataque a una propiedad en Itakyry, por lo cual fue procesado por tentativa de homicidio doloso, lesión grave, coacción grave, toma de rehenes, robo agravado, producción de riesgos comunes, amenaza de hechos punibles y asociación criminal. También Mbururu está procesado por supuesto abuso sexual a una niña de 12 años y por estupro, porque tenía a una adolescente de 15 años como su pareja. Estos fueron motivos de pronunciamiento de la representación de UNICEF en Paraguay.

Por su parte, el juez penal de Ciudad del Este, Herminio Montiel Fernández, a quien Mbururu pidió permiso, indicó en su resolución que rechazaba su pedido de viajar hasta Asunción para jurar como senador “por motivos de seguridad”.

UNICEF CONTRA MBURURU

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) emitió un comunicado sobre el caso Mburury y señaló su preocupación sobre el hecho de que personas procesadas por abuso sexual y estupro puedan representar a la ciudadanía en el Congreso.

“El camino es arduo, pero el llamado a cuidar de los niños, niñas y adolescentes víctimas de toda forma de violencia, abuso y explotación sexual no admite ningún tipo de renuncia ni pausa”, dice Unicef. Este organismo instó a las autoridades a resolver pronto los juicios que existen sobre los menores, en especial en este caso.