Guacamayos de Itaipú con cinco nuevos integrantes

El Centro Ambiental Tekotopa de la Itaipú Binacional, anunció el nacimiento de cinco ejemplares de los guacamayos azul y amarillo (Ara ararauna), un importante logro para la conservación de esta especie en Paraguay. Dos de estos pichones, provenientes de una pareja, nacieron en diciembre y recientemente han abandonado el nido. Los otros tres pichones, nacidos en marzo, aún permanecen dentro del mismo y se espera que salgan en los próximos días.

Este acontecimiento se enmarca en el «Proyecto Canindeyú», una iniciativa desarrollada por el Centro de Investigación de Animales Silvestres (CIASI) de Itaipú Binacional con el objetivo de aumentar la población de guacamayos en la región y promover su reintroducción en su hábitat natural. El proyecto busca garantizar la reproducción «ex situ» de los ejemplares, fomentando el desarrollo natural de sus instintos y habilidades reproductivas.

Los padres de los pichones juegan un papel fundamental en este proceso, cuidando de sus huevos y posteriormente de sus crías sin intervención humana. Esta dinámica es esencial para el desarrollo de futuros «buenos padres», ya que los jóvenes guacamayos aprenden estas habilidades de crianza de sus progenitores, lo que asegura la transmisión de este comportamiento en la vida libre y su perpetuación en las siguientes generaciones.

Unite al canal de La Tribuna en Whatsapp

Constante seguimiento

El personal del Centro Ambiental Tekotopa realiza un seguimiento constante de las crías a través de cámaras, garantizando su bienestar e interviniendo solo cuando es necesario. Además, se encarga de proporcionar a los padres una dieta adecuada para el óptimo desarrollo de sus polluelos, creando un entorno propicio para la reproducción exitosa de estas aves.

El año pasado, tres parejas de guacamayos se reprodujeron exitosamente. Sin embargo, en esta ocasión, una de ellas decidió descansar y no procrear. Este patrón de reproducción es común en la naturaleza, ya que algunas parejas se reproducen todos los años, mientras que otras lo hacen cada dos años, dependiendo de sus características individuales.

El proceso de reproducción de los guacamayos en el Centro Ambiental Tekotopa sigue un ritmo natural, aunque se les estimula desde el inicio de la temporada mediante una dieta especializada y la colocación de nuevas cajas nido.

Estas acciones forman parte del Proyecto Canindeyú, que desde su inicio en 2018 ha logrado aumentar la población de guacamayos a 45 ejemplares en 2024. La meta es liberar 50 animales en los próximos cinco años, contribuyendo así a la formación de una población viable de guacamayos en la región.

Itaipú Binacional viene trabajando incansablemente para proteger especies emblemáticas como el guacamayo azul y amarillo, además de garantizar su futuro para las próximas generaciones.

Leer más: Dos taiwaneses fueron detenidos por traficar huevos de guacamayos