Con problemas mecánicos fue encontrado en Bolivia aquel avión robado en Paraguay

La aeronave Cessna 182 que fuera robada de un establecimiento privado la semana pasada en Raúl Arsenio Oviedo, departamento de Caaguazú por un grupo comando que hasta dejó inoperativa las frecuencias de radio y celular gracias a un inhibidor de señales, apareció el fin de semana en Bolivia, informó la Policía de ese país.

El mismo número de motor y chasis de un avión de pequeño porte encontrado en el departamento de Beni por las autoridades bolivianas, coincide con los datos proporcionados por la Policía Nacional de Paraguay. El vehículo aéreo fue encontrado con problemas mecánicos por lo que fue abandonado.

La información fue confirmada por el comisario Luis Goiburú, director del departamento de Caaguazú, mencionando que el Cessna 182 se encontraba con el tren delantero con problemas, lo que imposibilitaba tomar vuelo al aparato y cambios estéticos visibles como la colocación de una matricula apócrifa a la aeronave registrada en Paraguay como ZP-BLW.

Unite al canal de La Tribuna en Whatsapp

Más datos sobre los autores del robo y posterior abandono son manejados por las autoridades bolivianas que continúan con la búsqueda de los principales sospechosos de realizar la sustracción desde nuestro país.

Este fin de semana, en la zona de Lago Larga, lago Ginebra y lago Rogaguado en Santa Cruz a 850 kilómetros de la frontera entre Paraguay y Bolivia, en el departamento de Beni. Esta zona es de difícil acceso al ser totalmente boscosa por eso encuentran problemas para mover el aparato del sitio por tierra, pero el avión robado de la Colonia 3 Palmas ya se encuentra en resguardo de los policías que procederán a retenerlo para investigaciones.

A nivel institucional, califican como una valiosa cooperación regional entre las fuerzas de seguridad de los países involucrados.

El pasado 11 de enero, un grupo fuertemente armado, ingresó a la propiedad del señor Theodor Shellenberg, dejando aparatos generadores de interferencias radiales que bloqueaban todo tipo de frecuencia de radio y celular para que el hecho no pudiera ser denunciado ante las autoridades de manera ágil.

Aprovechando el silencio de la madrugada, lograron abrir la portezuela del avión y encender la máquina. Ya cuando el ruido característico alertó a los dueños de casa era muy tarde, la aeronave ya estaba tomando vuelo.