Puente de la Integración: postergado por 30 años, exhibe la improvisación de autoridades paraguayas

El pasado lunes debía inaugurarse el Puente de la Integración, construido entre Paraguay y Brasil en la zona de las Tres Fronteras. Se tardaron 30 años de idas y venidas, anuncios y postergaciones para que finalmente se concrete la obra.

La construcción fue financiada con fondos de la Itaipú Binacional, con una inversión de US$ 84 millones.

Aunque el Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC) y el presidente Mario Abdo Benítez, se jactan de la mega obra, la verdad es que el Puente de la Integración es un proyecto brasileño.

Unite al canal de La Tribuna en Whatsapp

Su ejecución se concretó cuando Brasilia tomó la decisión. Paraguay solo acompañó el proyecto.

Es más, la obra estuvo a cargo netamente de empresas brasileñas, siendo ejecutada por el “Consorcio Ponte Foz”, integrado por las empresas brasileñas Construbase, Cidade y Paulitec.

La obra está a punto de inaugurarse, pero el lado paraguayo, una vez más, hace gala de la improvisación.

La mega estructura fue diseñada exclusivamente para el paso de camiones pesados y para que sea funcional tienen que concretarse una serie de obras complementarias, que, pese a que desde hace 30 años se viene proyectando la construcción, hacia el territorio paraguayo todavía no fueron ejecutadas.

Estas obras complementarias están contempladas en el proyecto del denominado “Corredor Metropolitano del Este”, que incluye un plan de ordenamiento territorial, la construcción de la zona primaria y una terminal de cargas de la Administración Nacional de Navegación y Puertos (ANNP), además de otro puente de 500 metros sobre el río Monday, entre otras.

La improvisación no termina allí. Los pobladores de Presidente Franco expresaron su disconformidad porque en las referidas obras complementarias no se consideró la duplicación de las avenidas Bernardino Caballero y Monday, principales accesos y salidas a la ciudad.

Estas dos avenidas, aún con el tráfico actual, ya están colapsadas y no están en condiciones para soportar el paso de camiones pesados, objetivo principal del Puente de la Integración.

En estas condiciones, el puente que puede realmente significar un gran desarrollo para la zona, podría aumentar también el dolor de cabeza, por las complicaciones para la circulación de los vehículos en la zona urbana.

A pesar de todo, los pobladores de la histórica ciudad de “Puerto Presidente Franco” anidan la esperanza de que con esta nueva unión física entre ambos países, el distrito se pueda convertir en un polo de desarrollo económico.