Considerado «el mayor contrabandista de armas de Sudamérica» tiene un contrato de G. 11.000 millones con Dimabel para compra de explosivos

El empresario argentino Diego Hernán Dirísio, señalado por los investigadores del operativo Dakovo como el «mayor contrabandista de armas de Sudamérica», figura como proveedor del Estado y tiene una adjudicación de 11.000 millones de guaraníes para proveer de explosivos a la Dirección de Material Bélico (DIMABEL).

Las investigaciones en el marco del Operativo Dakovo revelaron que Dirísio está vinculado al tráfico de 43.000 armas en los últimos tres años, con un valor estimado de 240 millones de dólares. Sus principales clientes serían facciones criminales brasileñas, como el Primer Comando Capital (PCC) y Comando Vermelho.

El empresario, propietario de la empresa International Auto Supply (IAS) con sede en Asunción, está prófugo junto a su pareja, la exmodelo Julieta Nardi.

Unite al canal de La Tribuna en Whatsapp

En el portal de la Dirección Nacional de Contrataciones Públicas, figura la empresa International Auto Supply S.A., con RUC 80038257-9 a nombre de Diego Hernán Dirisio, con una adjudicación para la Adquisición de explosivos encartuchados y accesorios para la DIMABEL. La licitación fue adjudicada durante el gobierno de Mario Abdo Benítez el pasado 11 de abril de 2023, por un monto de G. 11.000.000.000, vigente hasta el 2024.

Fuentes de la DIMABEL señalaron que Dirisio se erigía como el mandamás de la repartición, donde prácticamente hacía oficina, debido al trato preferencial que tenía de parte de las autoridades de la repartición militar.

Adjudicación para la Adquisición de explosivos encartuchados y accesorios para la DIMABEL, para la empresa International Auto Supply S.A, de Diego Hernán Dirisio.

De acuerdo con la investigación del operativo Dakovo, Dirísio adquirió miles de pistolas, rifles, ametralladoras y municiones de diversos fabricantes europeos, incluyendo Croacia, Turquía, República Checa y Eslovenia. La empresa IAS, de su propiedad, habría utilizado un esquema que involucraba a cambistas y empresas fantasmas en Paraguay y Miami, Estados Unidos, para revender los arsenales a las principales facciones criminales brasileñas, especialmente en Río de Janeiro y São Paulo.