Cancillería y sector privado se mueven ante emergencia por los barcos varados en Uruguay

Tanto la Cancillería como el sector privado, industriales, comerciantes y navieros, se mueven ante la situación de emergencia que atraviesan por las embarcaciones varadas en el Puerto de Montevideo. Los industriales y comerciantes se comunican con sus pares en Uruguay, mientras a nivel político hace lo suyo el Ministerio de Relaciones Exteriores, informó este lunes, Enrique Duarte, titular de la Unión Industrial Paraguaya.

Duarte habló de una situación muy complicada para el Paraguay porque los contratos de entregas de mercaderías para fin de año tienen fechas y el problema de la huelga en el Puerto de Montevideo al parecer no tiene visos de solución. Mientras tanto, la flota paraguaya queda varada y, así como van las cosas, no se podrán entregar en fecha las mercaderías, tanto de importación y de exportación, resaltó el gremialista.

«La grave y critica situación que atraviesa el Puerto de Montevideo tiene un fuerte impacto en la cadena de suministros para nuestro país, donde la totalidad de la flota de bandera paraguaya se encuentra afectada», decía un comunicado de 59 gremios que fue divulgado el fin de semana pasado. Se adhirieron los sectores industriales, comerciantes, navieros, supermercadistas, entre otros.

Unite al canal de La Tribuna en Whatsapp

Ahora los gremios ya hablan de una emergencia, según Duarte, de la UIP, porque cada día que pasa los costos, que al principio se calculaban de 200.000 dólares por día, van aumentando y, lo que es peor, nadie da una idea de cuándo habrá una solución en el Puerto de Montevideo.

La propuesta de Duarte y del gremio de los navieros es que el gobierno paraguayo debe buscar un nuevo lugar para ingresar sus embarcaciones al país, y ese lugar puede ser Buenos Aires. Ellos hablaron de la necesidad de que Paraguay tenga una alternativa para cuando ocurran situación como la actual.

Un total de 4.000 contenedores de importación, cargados con electrodomésticos, aparatos electrónicos, maquinarias, repuestos, cubiertas, y otros artículos de alta demanda en esta temporada próxima a las festividades de fin de año y en anticipación a la temporada de
mayor actividad del sector agro-industrial, decía el documento.

«Esta situación mantiene en vilo a toda la comunidad naviera, importadores, productores y exportadores, generando graves consecuencias económicas directas e indirectas. Según estimaciones, las pérdidas superan los 200,000 USD por día y las demoras ya han alcanzado picos de 14 días en diferentes periodos desde el mes de agosto del corriente año», advierte.