Entretanto, Abdo Benítez lleva chipa al Papa …

Mientras Lula y Fernández definen lazos estratégicos poniendo como foco la integración económica dentro del Mercosur, y Uruguay, por su lado, busca un acuerdo con China, Abdo Benítez llevó chipa al Papá Francisco. Sin ánimo de herir a ningún católico, lo que intentamos mostrar es que Paraguay, con el actual presidente, está fuera de las consideraciones y decisiones importantes dentro y fuera del Mercado Común del Sur.

Éste domingo, el presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, y su par argentino, Alberto Fernández, describieron un acuerdo que tiene como objetivo un manejo bipartito dentro del Mercosur. En el texto firmado, de manera directa, los dos presidentes enfatizan la necesidad de una buena relación entre Argentina y Brasil con miras a apalancar la integración regional. Es una conducta que rompe todo equilibrio dentro de que representa el Acuerdo de Asunción.

Tanto Lula como Fernández asumieron, con el acuerdo firmado, que el Mercosur es Brasil y Argentina, por lo que sin decirlo de manera pública ningunean a Paraguay y Uruguay. Éste último, ni corto ni perezoso, reacciona de manera positiva y encamina un vínculo directo con China. Por el lado paraguayo, su presidente, está ausente en toda la agenda de integración en el Cono Sur.

Unite al canal de La Tribuna en Whatsapp


Los presidentes de Brasil y Argentina hicieron una defensa enfática del sistema de integración y reafirmaron la necesidad de acuerdos conjuntos. Es más, fue casi una reacción a la postura de Uruguay de jugar su propio partido, hecho que suma tensión por las diferencias en el funcionamiento del Mercosur.

Lo concreto es que mientras, Brasil y Argentina hacen el coro entre sí, y Uruguay se rebusca por lo mejor mediante su propio medio, Paraguay, con Abdo Benítez, anda haciendo turismo sin ton ni son por Europa.